FOEVA denunció que no se está respetando el protocolo de seguridad por coronavirus

Miguel Rubio, secretario de Prensa, Cultura y Difusión de la Federación de Obreros y Empleados Vitivinícolas y Afines (FOEVA), se refirió al pedido que llevó a cabo el gremio a los cosechadores de no levantar la cosecha ante la pandemia del coronavirus.
En diálogo con FM Vos (94.5) y Diario San Rafael, dijo que “en ningún momento fuimos consultados sobre esta exclusión de la cuarentena; las cámaras empresarias junto con el Gobierno decidieron que la cosecha se tenía que levantar y hasta ahí nosotros entendíamos y no íbamos a hacer ningún tipo de problema porque dependemos de que se levantara la cosecha, se moliera y se hiciera el trabajo de vendimia (movimiento del vino, trasvase, etcétera)”.
Explicó que el empresariado vitivinícola mendocino decidió que toda la actividad quedara excluida, por lo que bodegas que no muelen (solo fraccionan) siguieron trabajando. “Nosotros hicimos la observación desde FOEVA, que no entendíamos cuál era la urgencia de fraccionar vino, que trabajara el personal administrativo o de logística”, expresó. Fue entonces que desde la Federación se planteó que si bien se levantara la cosecha, no se tuvieran en cuenta las otras actividades pues “el vino no es un artículo de primera necesidad”.
Las cámaras no aceptaron lo planteado por FOEVA y se les ofreció la garantía de un protocolo para levantar la cosecha. No obstante, no se les pudo explicar por qué no se frenaba el fraccionamiento, como así tampoco la exportación de vinos.
Si bien Rubio acepta que el protocolo ofrecido es bueno, lamenta que nadie lo haya cumplido. “Nos pidieron desde el Ministerio que se cumpla el protocolo, porque la Subsecretaría y el Ministerio no están trabajando por la cuarentena. Nosotros no podemos controlar, porque tenemos 40 empresas y es imposible controlarlas a todas al mismo tiempo, no tenemos tanta gente”, explicó. Se han encontrado con que no se utilizan guantes, en algunos camiones iban 40 personas a hacer la cosecha, es decir, ningún cumplimiento del protocolo.
“Hicieron el protocolo pero no decidieron cómo se llevaba a cabo o quién se hacía cargo de eso”, señaló.