Francisco cumple cinco años como Papa

El papa Francisco cumple hoy cinco años como pontífice esforzándose por tender puentes y caracterizándose como un Papa mediador y conciliador defendiendo el diálogo y la reconciliación en países como Venezuela y Colombia, y también ha condenado la explotación infantil, la trata de personas, la posesión de armas nucleares, las guerras y el terrorismo yihadista.
Al respecto, el padre José Álvarez, miembro y vocero del Obispado de San Rafael, recordó para Diario San Rafael el día de hoy, hace exactamente 5 años, cuando junto a Monseñor Eduardo María Taussig, escuchaba atentamente la trasmisión de la elección de quien sería la nueva máxima figura de la iglesia católica. “En ese momento en que dijeron en latín el nombre de pila nos quedamos mirando asombrados porque no esperábamos que se fuera a dar, por supuesto que fue una alegría enorme”.
Asimismo explicó que “los Cardenales eligen al Papa con la prudencia humana que tienen por su experiencia, por su condición de jerarcas de la Iglesia, una vez que éste acepta, se cumple la promesa de Dios de gobernar la Iglesia a través del Papa”, y agregó que “en la fe católica sabemos que ese Papa más allá de tener más o menos condiciones, de gustarle a unos y no a otros, nos confirma en la fe y en la caridad, al hablar Dios asegura nuestra fe en su palabra”, refiriéndose a cuestiones de fe y costumbres propias de la religión católica.
En cuanto a las opiniones que hacen a la actualidad mundial indicó que “él tendrá mucho cuidado de opinar lo más certeramente posible, de asesorarse con las mejores personas que están a su disposición para hacerlo”, y afirmó que “lo que acá más se habla de su actuación en el plano político es lo menos importa a nivel mundial”.
Álvarez señaló el pontificado de Francisco como “muy positivo para la Iglesia”, y aseguró que “va a dar muchos frutos, a veces no los vemos desde Argentina pero lo ve el resto del mundo”.
Añadió igualmente que “se ve que posee una fortaleza espiritual que él mismo ha reconocido y se ha caracterizado por atender a cada uno, cosa que por ahí ningún Papa hizo, como el hablar personalmente con las personas y atender cada asunto que puede, en un gesto de caridad”.
Por otro lado se refirió a la ausencia que ha tenido en nuestro país aseverando que “evidentemente hasta ahora no ha querido venir, no porque no quiera a la Argentina, porque constantemente está mostrando su amor por la patria, pero no ve prudente hacerlo y eso es comprensible”.
Y concluyó diciendo que “aquí lo destruimos en cualquier afirmación y él no puede someterse a eso, es muy distinto lo que pasó con Juan Pablo en Polonia o Benedicto en Alemania, nuestra situación frente a estos temas es muy diferente. De todos modos esperamos que venga pronto, sin embargo solo él sabrá cuando es el mejor momento. Seguramente el próximo año de elecciones no lo hará tampoco”.