Frase

Nadie puede amar sus cadenas, aunque sean de oro puro.| I. Heywood