Gatillo fácil en Mendoza: se comprobó que la bala salió del arma del efectivo

Las pericias realizadas por la Policía Científica confirmaron que el efectivo Alexis José Méndez (27), fue quien disparó y asesinó a Ricardo Bazán (29), ultimado durante la noche del miércoles en el barrio Alto Mendoza.

Los peritos confirmaron que la bala fue disparada por el arma reglamentaria de Méndez, que presta servicios en la Comisaría 59° de La Favorita. En este contexto el fiscal de Homicidios, Horacio Cadile, continúa recolectando pruebas para esclarecer el caso, que en primera instancia sería de gatillo fácil.

El hecho tuvo lugar a las 22 del miércoles, cuando tres policías detuvieron a una camioneta Ford Ranger ocupada por Bazán y un hombre de 40 años. Ante la requisa de los efectivos, la víctima salió corriendo (sobre él pesaba un pedido de captura), y el efectivo Méndez comenzó a seguirlo, disparándole varias veces.

Una vez herido Bazán fue trasladado al Centro de Salud de La Favorita, en donde los médicos confirmaron el deceso. Sin embargo, los efectivos policías no contaron nada de lo sucedido durante el procedimiento cuando retornaron a la comisaría.

El efectivo que disparó fue imputado por «homicidio agravado por su función de policía y por el uso de arma de fuego». Además los peritos sostuvieron que la víctima fue ultimada a corta distancia.

Además en la zona del crimen, en calle El Algarrobal y Libertador, la policía halló 13 vainas servidas calibre 9 milímetros. Sin embargo no todas tienen las mismas marcas, por lo que se desprende que le dispararon con más de un arma.

Debido a esto en las próximas horas también serían imputados los otros dos policías que participaron del operativo: Gabriel Martínez (44) y Gabriel Barrozo (27). De confirmarse que estos dispararon serían imputados por tentativa de homicidio.

Por último otro hecho importante que dieron a conocer las pericias es que el arma tumbera (casera) que los efectivos secuestraron y dijeron que portaba Bazán no funcionaba. Por ende no descartan que la hayan «plantado» para tener pruebas a favor.

Fuente: Jornada