Generación de empleo: se prevé una caída del 9% en Mendoza

Cuyo presenta la Expectativa Neta de Empleo (ENE) más baja de Argentina, con una caída abrupta del 9% para el último trimestre de 2020. Este número representa un declive de 15  puntos porcentuales en comparación con el mismo período del año anterior.

Los datos, que surgen de una encuesta realizada por una consultora de recursos humanos, coinciden con las intenciones de contratación que prevén para Mendoza los referentes de los sectores productivos que mayor número de trabajadores convocan en la provincia.

Sostienen que no pueden ser optimistas bajo un contexto de pandemia que ofrece poca previsibilidad, sumado a los cierres intermitentes de diferentes actividades económicas por la cuarentena que rige para evitar contagios de coronavirus.

Con todo esto, la mayoría asegura que no espera realizar cambios en sus dotaciones de personal, otros planean disminuirlas y un número menor que no sabe si realizará cambios de octubre a diciembre.

“Está todo muy asociado a la actividad económica, a nivel nacional se espera que la economía caiga un 12% y ya ha habido unos 400.000 puestos de trabajo perdidos en lo que va del año. Con lo cual, un impacto negativo en Mendoza también tiene que darse. Sería extraño que se salve alguna jurisdicción de los malos números de empleo en los próximos meses”, indicó el economista Pablo Salvador, quien afirmó que los comercios, la industria y la construcción han sido los más golpeados en el último tiempo.

A nivel nacional, el informe realizado por  ManpowerGroup destaca que el promedio país es de ENE es de  -3%. Mientras que la única región que no muestra una intención de contratación negativa es el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), reportando expectativas nulas.

Expectativa de Empleo. Fuente: ManpowerGroup.

En cinco de los nueve sectores industriales relevados, los empleadores esperan disminuir sus nóminas durante el último trimestre del año. El sector que refleja el resultado más débil es el de Minería y Extracción, con una ENE de -22%, seguido por Transportes y Servicios Públicos, con  -13%, Manufacturas, con -4% y Finanzas, Seguros y Bienes Raíces junto con Servicios, ambos reportando una ENE de -3%. Administración Pública y Educación informa intenciones nulas de contratación. Por el contrario, los sectores que reportan expectativas positivas son la Construcción, con una ENE de +13%, Agricultura y Pesca, con +4% y el Comercio Mayorista y Minorista, con +2%.

La encuesta también señala que algunos de los efectos transformadores y duraderos que la pandemia ha tenido en la fuerza laboral, y ante la pregunta de cómo los empleadores esperan que cambie la dinámica de trabajo en sus organizaciones: el 44% planea ofrecer teletrabajo y horario flexible en el lugar de trabajo después de la pandemia, mientras que el 34% proyecta ofrecer trabajo 100% remoto.

Además, los empleadores esperan ofrecer más oportunidades para que sus colaboradores aprendan y desarrollen nuevas habilidades (49%) junto con más beneficios de salud y bienestar (74%) a medida que cambian las demandas de los trabajadores y muchos esperan aprovechar un modelo de trabajo híbrido.

Los datos económicos que preocupan en Mendoza

A nivel nacional como en Mendoza, el total de asalariados registrados del sector privado en junio cayó a niveles de diciembre de 2010, de acuerdo a los últimos datos dados a conocer por el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, precisó el economista.

En ese sentido, sostuvo que la perspectiva para generar un mayor número de empleo registrado es negativa teniendo en cuenta la situación generada por el coronavirus.

“Es verdad que Mendoza flexibilizó más la cuarentena, pero todavía hay gente que tiene trabajo pero que no está trabajando porque fue suspendida, ya que las empresas no están vendiendo ni produciendo. Primero hay que reactivar estos sectores para reincorporar a todas estas personas que forman parte del mercado laboral y a partir de allí ver si hay crecimiento de algún sector para contratar gente nueva adicional”, señaló.

Por su parte, la economista Carina Farah analizó el comportamiento de las variables laborales en el último tiempo y señaló que es muy posible que el ENE se ubique en los números que consignó el estudio de la consultora.

“El desempleo aumentó entre el segundo trimestre de 2015 y el mismo periodo de 2018 de un 3,7%  a un 8% y en el primer trimestre del 2020 se ubicó en 9.8%. Esta situación tiene vistas a profundizarse, sobre todo por las características de la estructura productiva de la provincia”, consideró.

Los datos de la ENE. Fuente: ManpowerGroup.

“Será difícil transitar el resto del año”

Los empresarios del sector sostuvieron que “será muy difícil transitar el resto del año”. “No hay despidos porque está prohibido, sólo nos queda aguantar hasta donde se pueda. Las empresas no dan más por lo que se prevé el cierre de aquellas cuyas finanzas no le permitan soportar el quebranto que están teniendo todos los meses”, consideró Julio Totero de Asociación de Industriales Metalúrgicos de Mendoza.

Asimismo afirmó que “es muy triste ver cómo las empresas van perdiendo su capital. No obstante hay algunas empresas que han logrado sostenerse en base a sus reestructuraciones. Otras se sostienen por disponer de recursos y niveles de trabajo aceptables”.

Y lanzó: “Una caída del 9 o 10% es inevitable. Mendoza caerá más que el resto del país por el impacto del petróleo, ya que aquí es muy importante. Para el sector metalmecánico ese ámbito de negocios representa más del 25% y hoy está prácticamente parado”.

Por su parte, el presidente de la Cámara Argentina de la Construcción en Mendoza, Marcelo Bargazzi, sostuvo que a nivel nacional el sector ya perdió más de 10.000 puestos de trabajo en lo que va del 2020, pero que la situación ya venía complicada desde antes de la pandemia.

Si no se reactiva la obra pública el panorama no va a cambiar, ya que la obra privada con pequeños emprendimientos no mueven la aguja en cantidad de empleo ya que no es trabajo en blanco”, dijo.

En tanto, el vicepresidente de la Federación Económica de Mendoza se refirió a la “percepción” que tienen los empresarios sobre la posibilidad de generar nuevos puestos de trabajo y avizoró un futuro desalentador.

“La actividad está amesetada, en un 30% menos, y por otro lado tenemos una perspectiva para adelante con incertidumbre de pandemia y sin saber cómo va a reaccionar la economía”, analizó.

Y concluyó: “Todos están viendo para no hacer reducciones drásticas de personal. Frente a los mismos costos operativos con menos facturación. Otro tema que se incluye en la agenda es la expectativa de aumentos salariales, que son legítimos, pero estamos en el peor escenario para pedir actualización”.

El conocimiento 

Salvador vislumbró una luz de esperanza en la generación de trabajo en los servicios basados en el conocimiento. “Es un sector que vende al exterior y ha seguido trabajando en el caso de Mendoza. En China está creciendo y en Estados Unidos no ha caído como en otros países”, afirmó.

Sin embargo, “es una porción muy pequeña del empleo total”, consideró.

Hace unos días, el subsecretario de Industria y Comercio, Alejandro Zlotolow, refirió que “Mendoza se está convirtiendo en un lugar destacado para el desarrollo de la economía del conocimiento. Varias compañías locales están creciendo aceleradamente en el mercado mundial, así también como algunas corporaciones están instalando centros de servicios o desarrollo. Durante el año 2019, se generaron 951 nuevos puestos de trabajo, siendo una de las zonas argentinas con mayor crecimiento”, detalló.

Así, la provincia está implementando un programa de mediano plazo con el apoyo financiero del BID, Mendoza TEC, con acciones destinadas a capacitar los recursos humanos necesarios, atraer proyectos de alto impacto y construir una estrategia para generar el cambio de la actividad productiva hacia la industria 4.0.

Los datos de la ENE a nivel mundial. Fuente: ManpowerGroup.

Qué pasa en el resto del mundo

En América, en 6 de los 10 países encuestados se pronostican disminuciones en las intenciones de contratación para el último trimestre del año. Las expectativas mejoran en 9 de los 10 países en comparación con el trimestre anterior, pero presentan disminuciones en todos ellos en la comparación interanual.

Los países que proyectan aumentar sus nóminas de personal con intenciones más fuertes dentro de la región son Estados Unidos, Canadá, México y Perú, mientras que en Panamá, Costa Rica y Colombia se registran las expectativas más débiles.

A nivel global, los empleadores en 22 de los 43 países encuestados esperan incrementar sus nóminas durante el próximo trimestre. En 16 de los restantes se proyectan reducciones de personal, mientras que en 5 se presentan intenciones nulas. Las mejores expectativas son reportadas por Taiwán, Estados Unidos.

Fuente: El Sol