Gobernantes frente a la pandemia: gana la razón frente a la intuición

Atravesados los primeros 100 días de la cuarentena que trajo aparejada la pandemia de Covid-19 en la Argentina, el balance se impone y, como en muchas ocasiones en que se estudia un fenómeno inédito, la comparación con otras realidades resulta necesaria.
Lo que parece dejar en evidencia de forma palmaria la evolución de la pandemia en el mundo es que los países que respondieron con una inmediata y sólida estrategia sanitaria y científica, libran la crisis de mejor modo que aquellos donde dominó la intuición. Las naciones que, en tanto, menospreciaron la situación y/o tienen como líderes a personas que manejaron la coyuntura sin darle demasiada trascendencia a lo que los especialistas sanitaristas recomendaban, tienen hoy situaciones más complicadas, cuando no dramáticas. Es objetivamente así: Estados Unidos, Brasil y Chile son claros ejemplos de ello.
“Gobiernos de políticos vs. gobiernos de médicos” no parece ser una dicotomía válida a esta altura. De lo que se trata, en una situación de pandemia inédita para la mayoría de nosotros, es de combinar los conocimientos técnicos con las decisiones políticas para intentar sortear de la mejor forma un inconveniente mayúsculo.
La mayor parte de las naciones ha optado por un mix variable de asesoría técnica y liderazgo político. Por supuesto, algunos países y regiones fallaron, pero el fracaso ha sido desmoralizador donde la gestión del Estado giró alrededor de la improvisación y el desdén.
Los verdaderos estadistas parecen ser hoy una especie en extinción. Las crisis, y sobre todo una de proporciones mayúsculas como la actual, suelen mostrar las peores incapacidades de quienes pretenden conducir una comunidad. En momentos como estos es cuando más se requiere inteligencia y, sobre todo, humildad para aceptar que hay otros aportes que pueden ser más importantes que el propio gobernante formal. Razón versus intuición es la contienda clave de estos días. No parece tan difícil vislumbrar cuál es la mejor opción.

Compartir

¿Cree que Alberto Fernández deshonró el convenio firmado en San Rafael por Néstor Kirchner en 2006 para construir Portezuelo del Viento?

Artículo anteriorLas mediciones de la Laguna del Diamante marcan 67 cm de nieve acumulada
Artículo siguienteLGBT