Gobierno sirio acusó a EE.UU. de entregar armas a los rebeldes

Las conversaciones de paz entre el régimen sirio y la oposición se interrumpieron ayer en Suiza, después de que los representantes de Damasco presentaran un comunicado acusando a Estados Unidos de armar a los rebeldes.

La delegación del presidente Bashar al Asad acusó a Washington de reanudar las entregas de armas a los insurgentes. El viceministro de Relaciones Exteriores, Faysal Moqdad, dijo a los periodistas que la reunión de ayer tenía que centrarse en Ginebra I.

Damasco considera «terroristas» a los grupos rebeldes. Según el comunicado, difundido por la agencia AFP, «esa decisión es un intento directo de impedir cualquier solución política en Siria».

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, dijo el pasado 22 de enero que Estados Unidos buscaba «formas de presión» contra el régimen de Damasco, aumentando su ayuda a la oposición. «Diré sólo que se están estudiando varias opciones, incluida la continuación del respaldo, o incluso un mayor respaldo a la oposición», agregó sin dar precisiones.

Los rebeldes que luchan contra las tropas del régimen siempre reclamaron armas, pero Washington instalaba la imagen de mostrarse reticente a entregárselas alegando que podrían caer en manos de los «extremistas» de Al Qaeda. Mientras otros lo acusan de haber generado el cruento enfrentamiento en Siria financiando a los rebeldes a través de los países de la región que son sus socios.