Google tendrá un «netflix» de videojuegos: ¿qué velocidad de banda ancha requerirá?

Google anunció esta semana que planea lanzar una plataforma de streaming de videojuegos llamada Stadia, como estrategia para posicionarse en el tradicional negocio de los juegos.

La plataforma almacenará una sesión en la nube y permitirá que los jugadores cambien entre dispositivos que operen con el navegador Chrome y el sistema operativo Chrome OS, ambos de Google, así como los teléfonos Pixel y las Chromebooks.

Parecido a lo sucedido con las películas y la música, la industria tradicional de los videojuegos ha cambiado de un hardware físico a juegos disponibles para descargas y streaming.

Alphabet Inc., la empresa matriz de Google, dijo que jugar será tan simple como presionar un botón de «Jugar Ahora», sin necesidad de realizar alguna descarga.

Pero ¿será tan fácil?

El streaming de videojuegos generalmente requiere una fuerte conexión a internet y más poder informático que con el video tradicional, dado que hay una interacción en tiempo real entre el jugador y el juego. Google señaló que está potenciando sus centros de datos para alimentar el sistema.

El requerimiento mínimo para correr un juego en Stadia a 60 fps a 1080p, es de 25 Mbps. Para correrlo en 4K a 60 fps es de mínimo 30 Mbps. Incluso hay reportes de Eurogamer que sugieren que se podría jugar con 15 Mbps pero con una resolución muy baja y un framerate no especificado. Como se halba de lo mínimo, no de lo recomendado, podría haber problemas de rendimiento.

No parece mucho ¿Cuál es el problema?

El problema radica en que Stadia requiere de una conexión estable a internet con banda ancha. Lo cual es un problema con las compañías de internet en América Latina, las cuales tienen problemas muchas veces al proveer una conexión estable. Ya no digamos una conexión de calidad.

Así se entiende que -al menos en una primera etapa- Stadia estará disponible en Estados Unidos, Canada y Europa. Como sea, ni siquiera para esos países hay todavía fecha anunciada y habrá que esperar.