Gracias a un trabajo del INTA Rama Caída realizaron modificaciones en el Código Alimentario

Se basó en la necesidad de actualizar los conceptos de frutas «desecadas» en general, englobando en este término a las «desecadas/deshidratadas»
Gracias a un trabajo realizado por el INTA Rama Caída, se promulgaron modificaciones en el Código Alimentario Nacional en torno a la situación de las frutas desecadas.
La propuesta se publicó días atrás en el Boletín Oficial y es un reconocimiento a la tarea realizada por los especialistas del instituto.
Según la Resolución Conjunta 30/2019, desde el Instituto se solicitó la modificación del artículo 887 y 916 bis del Capítulo XI “Alimentos vegetales” del Código Alimentario Argentino (CAA), referidos a la definición y tratamiento de frutas tiernizadas. Una comisión decidió dar tratamiento por medio de un nuevo proyecto a aquellos puntos que fueron presentados en la propuesta de la Dirección de Fiscalización y Control de Mendoza.
El área mendocina trabajó conjuntamente con profesionales del INTA Rama Caída (San Rafael, Mendoza) y presentó una propuesta para modificar los artículos 904 bis (fruta desecada), 906 (ciruelas con carozo) y 910 (higos redondeados desecados) del CAA.
Se vio la necesidad de modificar el artículo 904 para utilizar en los artículos subsiguientes el término “desecadas” en general, englobando en este término a las “desecadas/deshidratadas”.
En su artículo 1 se plantea que las frutas a desecar deben cosecharse cuando hayan llegado al máximo de su tamaño y de su contenido azucarino, y cuando posean bien desarrollados el aroma y color propios de la variedad. Además, queda prohibido desecar frutas de descarte, de tamaño muy pequeño, enfermas, golpeadas, dañadas por cualquier otro motivo o insuficientemente maduras.
La desecación deberá realizarse empleando frutas libres de sales arsenicales o de cualquier producto empleado como insecticida o fungicida, exceptuando los tratamientos autorizados.
Además, en el artículo 2 se establece que la fruta desecada en el momento del empaque no deberá contener más de 25% de agua, excepto para la fruta tiernizada, en que se admitirá hasta 35%. Cuando sea ‘tiernizada’, se hará constar en la denominación. También habrá “selección especial” para las que lleguen con carozo y sin carozo.
Además, tanto ciruelas como higos tendrán clasificación según su estado, las mejores calificadas estarán en la categoría “superior”, luego la “elegida” y finalmente “común”.