Guaidó sumó respaldo internacional a su «Operación Libertad» contra Maduro

El alzamiento militar en Venezuela que procura desalojar del gobierno al presidente Nicolás Maduro fue saludado por mandatarios y líderes de organizaciones internacionales, y rechazado por Bolivia y Turquía, aliados históricos del chavismo.

«Esperamos que este sea el momento decisivo para recuperar la democracia; que la larga angustia que llevó al sufrimiento y al miedo a los venezolanos llegue a su fin y comience un período de libertad, sensatez y crecimiento», afirmó el presidente de la Argentina, Mauricio Macri, a través de Twitter.

El mandatario de Brasil, Jair Bolsonaro, dijo que su país «acompaña con bastante atención la situación en Venezuela y reafirma su apoyo a la transición democrática», así como «está al lado del pueblo de Venezuela, del presidente (interino) Juan Guaidó y de la libertad de los venezolanos».

El presidente de Colombia, Iván Duque, hizo un «llamado a militares y al pueblo de Venezuela para que se ubiquen del lado correcto de la historia, rechazando la dictadura y la usurpación de Maduro».

«Reiteramos nuestro total apoyo al presidente Guaidó y a la democracia en Venezuela; la dictadura de Maduro debe terminar por la fuerza pacífica y dentro de la Constitución», señaló el presidente de Chile, Sebastián Piñera.

En tanto, el presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, solo exhortó: «Valiente pueblo de Venezuela, llegó tu hora».

El presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, opinó que «avanza el proceso hacia una salida democrática pacífica y venezolana a la crisis humanitaria» de Venezuela y subrayó que su país «respalda de manera decidida los esfuerzos legítimos por el restablecimiento de la democracia».

Por su lado, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, afirmó que su gobierno «apoya completamente al pueblo venezolano en su cruzada por la libertad y la democracia», y remarcó que esta última «no podrá ser derrotada».

«Saludamos la adhesión de militares a la Constitución y al presidente encargado de Venezuela», dijo el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, quien reclamó «el más pleno respaldo al proceso de transición democrática de forma pacífica».

El presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, afirmó que se trataba de «un momento histórico para el regreso a la democracia y la libertad en Venezuela», que ese organismo «siempre ha apoyado».

En cambio, el secretario general de la ONU, António Guterres, seguía los acontecimientos «muy de cerca» y «con preocupación», y llamó a «evitar cualquier violencia», según declaró en Nueva York su vocero, Stéphane Dujarric, citado por la agencia de noticias EFE.

«Deseamos con todas nuestras fuerzas que no se produzca un derramamiento de sangre», dijo la vocera del gobierno de España, Isabel Celaá, en una conferencia de prensa en Madrid, en la que subrayó que su país «no respalda ningún golpe militar».

Por otra parte, el presidente de Bolivia, Evo Morales, condenó «enérgicamente el intento de golpe de estado en Venezuela por parte de la derecha que es sumisa a intereses extranjeros».
A la vez, el canciller de Turquía, Mevlut Cavusoglu, se manifestó «preocupado por las noticias de que hay alguna agresión contra el orden constitucional en Venezuela».