Guerra narco en Brasil: un muerto y tres comisarías incendiadas

|
|
El violento enfrentamiento obligó al gobernador de Río de Janeiro a solicitar ayuda federal a la presidente Dilma Rousseff|

Tres comisarías «pacificadoras» (UPP) ubicadas en la ciudad brasilera de Río de Janeiro sufrieron ataques en la noche del jueves por parte de supuestas bandas de narcotraficantes armadas que dejaron un saldo de un muerto y cuatro heridos, además de considerables daños materiales.

Los criminales prendieron fuego a dos contenedores metálicos que sirven de comisarías provisionales, llamados Unidades de Policía Pacificadora (UPP), en las favelas de Manguinhos y Arará-Mandela, ambas ubicadas en esta zona de barriadas pobres.

Otra UPP en el complejo de favelas de Lins, también en esta ciudad brasileña, fue atacada a tiros por desconocidos, que huyeron a continuación, sin dejar heridos.

El gobernador de Río de Janeiro, Sérgio Cabral, reaccionó a los ataques en un comunicado, en el que calificó las acciones como «un intento más» de las bandas criminales de «debilitar la política victoriosa de la pacificación» al tiempo que ratificó su actitud de «no retroceder», y pidió ayuda federal a la presidente Dilma Rousseff.

En la nota, Cabral reiteró que mantiene su «firme compromiso» con la política de pacificación y dijo que las autoridades no abandonarán «en ninguna hipótesis» las favelas que ocuparon desde finales de 2008.

Cabral comenzó a instalar en 2008 las Unidades de la Policía Pacificadora (UPP) en las favelas para recuperar el territorio perdido ante las organizaciones de narcotraficantes y así recomponer la seguridad de cara a la Copa del Mundo que comenzará el 12 de junio próximo

Sin embargo desde fines de 2013 las bandas parecieron recuperar posiciones en las barriadas pobres, donde lanzaron ataques cada vez más frecuentes y violentos contra las UPP

Desde el comienzo del año cuatro policías han muerto asesinados en tiroteos que tuvieron lugar en favelas pacificadas.

La localidad de Manguinhos fue considerado durante décadas como una de las zonas más violentas de Río hasta que fue ocupado por la policía en octubre de 2012.

Compartir

¿Quién avala la toma de tierras?

Artículo anteriorBarcelona-Atlético, un duelo con sabor argentino en la Champions
Artículo siguienteLos trabajadores de viñas y bodegas vuelven este viernes a tener paritarias