Guzmán quiere refinanciar capital e intereses de la deuda externa

La renegociación de la deuda externa deberá incluir capital e intereses para asegurar su «sostenibilidad», sostiene el designado ministro de Economía, Martín Guzmán.

«Planteo que para empezar a resolver la crisis es necesario un reperfilamiento lo suficientemente elaborado como para asegurar la sostenibilidad de la deuda (y por ende la capacidad de repago), que incluya no solo a los vencimientos de capital sino también a los intereses», dijo Guzmán en un hilo de cuatro tuits publicado el 31 de octubre último, cuando aún no sabía que sería ministro.

El presidente electo, Alberto Fernández, reveló que hace tiempo venía dialogando con Guzmán y que finalmente se convenció de ofrecerle el cargo al observar que tenían fuertes coincidencias sobre cómo encarar la renegociación de la deuda.

Guzmán también consideró que una profundización de la recesión significaría «tanto más malestar social como enfrentar un problema de deuda más complicado más adelante».

Habitual usuario de las redes sociales, escribió en su cuenta de twitter algunas ideas que anticipan en parte cuál será la estrategia de su equipo para afrontar un complejo escenario económico a partir del 10 de diciembre próximo.

Explicó que si los problemas de deuda no se afrontan en tiempo y forma se transforman en dificultades «más complicadas» a futuro.

«Una profundización de la recesión significaría tanto más malestar social como enfrentar un problema de deuda más complicado más adelante, que es lo que le pasa a los países que se demoran en afrontar los problemas de sostenibilidad de deuda», escribió el profesor de la Universidad de Columbia.

Dijo que, de otro modo, «excepto si hay un shock externo lo suficientemente positivo, la carga de deuda profundizaría la recesión y empeoraría la sostenibilidad de la deuda».

El futuro jefe del Palacio de Hacienda había advertido también: «Si no queremos permanecer rehenes de los mercados financieros internacionales, no debemos aceptar el desembolso pendiente del FMI», de US$ 11.000 millones.

Finalmente, Alberto Fernández dijo que hará exactamente lo sugerido por Guzmán, y no pedirá los fondos pendientes por parte del organismo multilateral, con el cual el futuro gobierno ya está en negociaciones, según dijo el futuro presidente.

Guzmán sostiene que la Argentina «necesita generar capacidad de repago y suele citar a Néstor Kirchner: «Los muertos no pueden pagar sus deudas», señala en forma habitual.