Habilitan restaurantes: así funcionará el “take away” mendocino

Luego de que la nación aprobara la propuesta del gobierno nacional en la que se incluía bares y cafés, a los servicios deliverys que se venían desarrollaban se suma la modalidad conocida como take away (para llevar, tal su traducción en español).

En un extenso protocolo elaborado por la provincia conjuntamente con el sector gastronómico, se destaca principalmente que los comercios deberán entregar el pedido por una ventanilla o algún sistema de atención que no permita la aglomeración de clientes en el local y solo a aquellos que puedan concurrir según la terminación del DNI.

Además, el protocolo destaca que  las personas deberán preferir negocios de proximidad a fines de evitar el traslado de las personas.

Las medidas también incluyen al personal del comercio, ya que la seguridad sanitaria de  éstos impactará directamente en los alimentos que entreguen al consumidor. En este sentido los empleados del local deberán seguir una serie de acciones para garantizar la asepsia al momento de la entrega

Principales puntos a tener en cuenta por el comerciante como por el cliente

  • Los clientes deberán concurrir a los locales según su número de DNI en las condiciones expuestas en el Decreto Acuerdo 555/2020 y en las disposiciones generales del presente protocolo.
  • Se deberán preferir los comercios de proximidad.
  • Los empleados deberán lavarse las manos y utilizar alcohol en gel antes y después de las entregas.
  • Chequear que los paquetes estén correctamente cerrados.
  • Empleados y clientes deberán utilizar adecuadamente el tapabocas.
  • Deberá evitarse la entrega en mano al cliente de los productos.
  • Evitar en la medida de lo posible la utilización de dinero en efectivo, debiendo preferirse los medios electrónicos de pago.
  • Evitar agrupamientos, esto es, mantener la distancia de seguridad estimada en 2 metros, y en caso de producirse filas las mismas deberán ser en las veredas respetando el distanciamiento social.
  • Se debe resguardar la integridad física de los trabajadores evitando situaciones de hacinamiento.
  • Mantener el distanciamiento social. La comunicación entre personas debe ser a una distancia prudencial (2 metros).
  • En los períodos de descanso o entre cada entrega, deberá evitarse que los empleados realicen  reuniones que impliquen aglomeración o hacinamiento.
  • No compartir herramientas y/o maquinarias de trabajo, e higienizarlas de manera frecuente.
  • Evitar en la medida de lo posible la entrega de folletos, fichas y revistas y reemplazarlos por información digital.
  • En los casos en que resulte necesario, se deberán demarcar dentro del salón comercial los espacios de circulación.
  • Se estimará conveniente la separación del mostrador y/o ventana por la cual se produzca la entrega, mediante un elemento aislante de plástico, PVC o similar.

 

Foto: Gentileza – Vía País

 

Fuente: Jornada

Compartir

¿A qué atribuye el endurecimiento del cepo al dólar?

Artículo anteriorEl consumo de carne vacuna bajó 24% en los últimos años
Artículo siguiente“No hay mal que por bien no venga”