Habrá una campaña de prevención del cáncer de piel

Durante esta semana habrá una campaña a nivel nacional para generar conciencia respecto del cáncer de piel. Nuestro departamento se plegará a través de labores en el hospital Schestakow y una de las responsables, la dermatóloga María Laura Compoy, visitó los estudios de FM Vos (94.5) para dar algunos detalles.
Martes, miércoles y jueves de 8 a 11 de la mañana se atenderá por orden de llegada a quienes deseen sacarse dudas respecto de manchas en la piel que les llamen la atención o para consultar por lunares que si bien son de nacimiento, se deben controlar periódicamente.
“La idea de las campañas es difundir información. Los tumores de piel en sí siempre han sido y siguen siendo los más frecuentes del ser humano, ya que la piel es el órgano más extenso también. Por las variables climáticas y la contaminación en la capa de ozono, ha aumentado el índice de tumores en los últimos tiempos. Lo mejor es la detección y el tratamiento precoz”, expresó la doctora Campoy, y destacó que “la cirugía precoz es curativa”.
Destacó que en San Rafael hay factores de riesgo importantes, como el trabajo rural y la exposición prolongada al sol. “Por la altitud y la cantidad de días soleados al año, nosotros estamos permanentemente expuestos al daño solar. No necesariamente el vacacionar en una playa es el único factor de riesgo, sino el sol al que estamos expuestos todos los días”, destacó.
Los tumores de piel pueden dividirse entre melanomas y no melanomas. El primero, si bien es el menos frecuente, es el más grave y agresivo. Se presenta como un lunar que ha cambiado sus características: es asimétrico, tiene bordes irregulares, diferencias de color en la misma lesión, aumenta el diámetro o en su evolución tuvo cambios. Se presenta más en personas jóvenes.
El no melanoma es muy frecuente. No tiene el riesgo de mortalidad del anterior, pero sí de invasión local. Como se da en zonas cercanas a ojos, nariz, orejas y demás, causa malformaciones y consecuencias en la calidad de vida. Puede detectarse por ser como una cicatriz, un granito o una úlcera que nunca termina de resolverse, de curarse del todo y que aumenta de tamaño.

Para cualquiera de los dos se requiere cirugía o, en algunos casos, radioterapia o tratamientos más complejos y costosos para el sistema de salud.
En la página web www.sad.org.ar se puede encontrar más información.