Hace diez años

Tradicionalmente los malvivientes cometían los delitos en la noche aprovechando la oscuridad. Según las estadísticas, ahora los hurtos y robos se registraban mayormente entre las 8 de la mañana y el inicio de la noche, cuando había mayor circulación en la calle y las personas no estaban en sus viviendas.
En 2005 un hombre colisionaba un vehículo que sufría daños y su conductor perdía un brazo. Era condenado a un año de prisión e inhabilitado para conducir por igual tiempo y tenía que pagar 138 mil pesos.
En el Colegio San Antonio robaban cables eléctricos lo generaba inconvenientes para comenzar la jornada escolar. En 2008 también le habían sustraídos dichos elementos.