Hace diez años

Era costumbre de varios sanrafaelinos concurrir los fines de semana a depositar basura o escombros a orillas del río Diamante, o sectores inmediatos aprovechando la falta de vigilancia.
Lo que en principio era un incendio de terrenos incultos en calles Valentín Bianchi y El Tambo de Las Paredes, se convertía en un peligro latente para un conjunto de viviendas en las inmediaciones del lugar. Teniendo que salir una dotación de bomberos y sumarse cuatro camiones municipales, para colaborar con la extinción de las llamas que llegaban a un metro de las casas, por lo que el trabajo fue muy intenso para derramar la mayor cantidad de agua posible sobre la zona.

Compartir
Artículo anterior¡Qué mundo!
Artículo siguiente¿Castiga Dios?