Hace diez años

Un negocio ubicado en calle Barcala al 1600 de Pueblo Diamante propiedad de un hombre de 66 años era asaltado alrededor de las 21 horas. Mientras el comerciante y su hija estaban atendiendo, ingresaban dos individuos a cara descubierta y con ropas oscuras, armas blancas con las que intimidaban a los presentes, obligándoles a entregarles el dinero recaudado y otros elementos de valor. Uno de los delincuentes hería en el cuero cabelludo, en un brazo y una mano al dueño. Luego de alzarse con 1.500 pesos que sacaban de la caja registradora se daban a la fuga en un Peugeot 504 color negro. Los móviles rastrillaban el lugar sin lograr dar con los delincuentes.
Un efectivo de la policía local sufría la sustracción de su arma reglamentaria guardada en una mochila dentro del auto que dejaba estacionado en la playa de un supermercado de H. Yrigoyen mientras hacía compras.

Compartir

¿Cómo interpreta el escándalo de las vacunas VIP?

Artículo anteriorUna familia entera intoxicada con monóxido de carbono
Artículo siguienteEfemérides