Hackers iraníes que habrían atacado EEUU, Arabia y Corea del Sur

Desde que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció que no certificará el acuerdo nuclear con Irán -firmado por Barack Obama en 2015- muchas han sido las preguntas en torno a la relación de ambos países y a las posibles consecuencias que se anule el pacto.

«No continuaremos un camino cuya conclusión predecible es más violencia, más terror y una amenaza muy real de un avance nuclear de Irán», dijo el mandatario el viernes.

Trump ha declarado en más de una ocasión que el gobierno del país asiático «financia el terrorismo».

Pero más allá del supuesto apoyo a extremistas y milicias, hay otro tipo de conflicto que se libra en la red: la guerra cibernética.

Y los analistas de seguridad tienen sus ojos puestos en un misterioso grupo de hackers llamado APT33, por las siglas en inglés de Advanced Persistent Threat(amenaza persistente avanzada).

¿Quienes son y qué ataques se les atribuyen?

Actividad creciente
Entre 2011 y 2013 hubo docenas de ataques informáticos hacia instituciones financieras en Europa y Estados Unidos -sobre todo DDos (de denegación de servicio)- incluido el de una represa cerca de Rye Brook, en el Estado de Nueva York, EE.UU.

El país norteamericano inculpó a siete hackers iraníes de estas acciones.

«Irán es el principal patrocinador del terrorismo en todo el mundo, por lo que este tipo de comportamiento es habitualyo tambie´n», declaró el representante demócrata por Nueva York, Eliot Engel, en un comunicado.

Y añadió: «Un ataque cibernético iraní en una pequeña presa en Rye Brook es motivo suficiente de preocupación, pero cuando consideramos otros posibles objetivos, se hace evidente que hay que hacer más para evaluar y abordar las vulnerabilidades potenciales de un ciberataque».