Hay seis presos extranjeros en la cárcel local

El proyecto para deportar a extranjeros que delinquen volvió a estar sobre la mesa del Gobierno nacional, en el marco de una serie de medidas que tienen como objetivo endurecer la política migratoria.
Según dio a conocer la Dirección Nacional de Migraciones, en nuestro país hay 2.200 extranjeros que –en caso de así resolverlo el Gobierno– están en condiciones de ser expulsados.
En el ámbito local, de acuerdo a lo que informaron desde la penitenciaría, son seis los extranjeros que se encuentran privados de su libertad por haber cometido delitos. Representan apenas el 1,3% del total de la población carcelaria de San Rafael, con 451 internos actualmente.
Si nos guiamos por la cifra provincial que ayer dio a conocer diario Los Andes, en San Rafael está el 4,5% del total de presos extranjeros, ya que son 129 en Mendoza en condiciones de ser deportados.
Claramente, la problemática que sufre –por ejemplo– Buenos Aires respecto a delincuentes extranjeros no repercute en nuestro departamento, atentos al ínfimo número de personas foráneas que cometen delitos. Asimismo, en Mendoza la mayoría de las personas extranjeras en condiciones de ser deportadas se concentra en los penales del Gran Mendoza.
Respecto al tema en cuestión, el titular de Migraciones de la Nación, Horacio García, detalló que “hay 101 personas que han cometido delitos y serán expulsadas del país cuando las ubiquemos; 253 que infringieron la ley migratoria y también serán devueltos a su país, y lo mismo 600 más a quienes se les va a solicitar la retención por delitos o infracción a la Ley de Migraciones”.
De las 101 personas en condiciones de ser deportadas, se desprende que el 34% son peruanos, 19% paraguayos, 12% bolivianos, 7% colombianos y 4% chinos. Entre los delitos que cometen, el 42% son robos, el 25% corresponde a narcotráfico y un 14% están ligados a abusos sexuales.
Por Mendoza, uno de los propulsores de la expulsión de extranjeros que delinquen es el diputado nacional Luis Petri. En declaraciones a FM Vos (91.5), el legislador consideró que “no se trata de una medida xenófoba, ya que los países vecinos tienen leyes similares a las que impulsa Argentina. Por poner un ejemplo, en 2015 el país expulsó solo a cuatro personas, mientras que Chile lo hizo con 1.300”.
“Necesariamente tenemos que reformular los procesos migratorios para agilizarlos y creo que es imprescindible que se incorporen nuevas figuras penales a los fines de que aquellas personas que sean expulsadas, no reingresen a la Argentina violando la ley”, aseguró Petri a nuestra radio.
“La Argentina requiere dar una fuerte discusión para garantizar que las personas que cometen delitos sean expulsadas y no regresen al país” y confió que “con este proyecto, más la decisión del Ejecutivo, se van a poder evitar estas situaciones”, concluyó.