Hoy es el Día mundial de la Aviación Civil

Roberto Neira se recibió de piloto en 1965, hace 52 años, y trabaja y vive en nuestra ciudad. Desarrolla la tarea admirable de volar, entre otros, los aviones de la lucha anti granizo. Viajó por todo el mundo y eligió San Rafael.
Los primeros pasos de su carrera los hizo en el Centro Universitario de Aviación en Buenos Aires. «Fue en un aeroclub, ahí empezó mi carrera», contó. Las primeras horas las hizo tirando vuelos en paracaídas, accedió a la vieja Escuela Nacional de Aviación Civil, que «junto con la Escuela Nacional de Náutica eran referentes de toda América».
Neira obtuvo becas para la Base Oficial de Aviación Civil de Moreno. «Hice el curso de instructor de vuelos, que era mi vocación, después quise crecer más y pasé a volar por las provincias que tenían departamentos de Aeronáuticas».
Se desempeñó en Aerolíneas Argentinas y empresas de España, Italia y Suiza.
Su llegada
a San Rafael
En 1977 viajaba a nuestra ciudad como comandante de Aerolíneas Argentinas, «cuando el aeropuerto era muy chiquito, la aeroestación no era nada, aterrizábamos entre las viñas».
Actualmente está en el aeroclub de San Rafael y se desempeña en la Lucha Antigranizo cumpliendo «otro desafío» en su vida, donde el radar es el «corazón», como indicó Neira.

Pasos para
convertirse en piloto
Cuando una persona decide convertirse en piloto, puede elegir la aviación civil, que incluye aeropuertos y aeroclubes; una escuela de vuelos, privada, o una escuela de aviación militar. «Hoy en día el Ejecutivo fija un ingreso de personas y a cada una de las áreas se les envía la cantidad de personas que requieren».
Con 40 horas de vuelo las personas se reciben de piloto, sumadas a una serie de materias curriculares y un examen fisiológico. «Cuando el instructor considera que es tiempo, rinde ante la autoridad aeronáutica», contó Neira.
Desde 2007 la Aviación Civil pasó a cumplir la función de controlar a sus pares. «Antes era la Fuerza Aérea la que controlaba todo lo que se movía en el país, tanto lo militar como lo civil».
El primer paso para llegar a piloto comercial son 250 horas. «A partir de allí se puede recibir dinero en función del trabajo».
Normalmente esas horas se cumplen liberando moscas del Mediterráneo, promocionando los circos, pilotando aviones de empresarios de campo. «Antes se trabajaba mucho con los remates de feria, los rematadores tenían su avión y contrataban un piloto que los llevara».
La licencia de piloto comercial de primera clase se adquiría con mil horas de viaje y permitía acceder como copiloto a las líneas donde vuelan aeronaves de gran porte. «Entre medio de esto hay que tener un expertizaje de aviones de más de un motor, porque las líneas aéreas te exigen que tenés que tener 25 horas de aviones de más de un motor».
Cuando hay un llamado de alguna línea de nuestro país, te piden un nivel de inglés 4, rendir a través de una computadora sobre reglamentación de vuelo, regulaciones de aviación civil, aeronáutica, meteorología, legislación aeronáutica, seguridad operacional, etc.
«Una vez que vas cumpliendo las etapas, pasas a un pre-ocupacional, luego a un simulador de vuelos. Si estás dentro de la exigencia de la empresa, pasas, arman ellos una grilla y te dan un orden de clasificación», indicó.
Hoy es el Día Internacional de la Aviación Civil, que se celebra desde 1997, cuando la Asamblea General de las Naciones Unidas lo proclamó oficialmente.
Su propósito es generar y fortalecer la conciencia mundial sobre la importancia de la aviación civil para el desarrollo social y económico.