Igualdad salarial: otra deuda pendiente

A través de su Resolución 74/1421, la Asamblea General de las Naciones Unidas decidió que el 18 de septiembre sea conmemorado como el Día Internacional de la Igualdad Salarial. El mismo será observado todos los años a partir de este particular 2020.
Esta jornada es utilizada para visibilizar las discriminaciones que se presentan en el mundo laboral respecto a la percepción de los salarios, incluida la discriminación contra las mujeres y las niñas.
Según la ONU, en todas las regiones del mundo a las mujeres se les paga menos que a los hombres, con una brecha salarial de género estimada en un 23% a nivel mundial. La igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas siguen estancados debido a la persistencia de desigualdades históricas y estructurales en las relaciones de poder entre mujeres y hombres. A su vez, las situaciones de pobreza acrecientan las desigualdades y desventajas en el acceso a recursos y oportunidades para las mujeres.
Argentina no es ajena a este fenómeno: según los últimos datos de la Encuesta de Remuneración Total de la consultora Mercer, en nuestro país el nivel salarial de los hombres se encuentra por encima del de las mujeres en un promedio del 13%, ampliándose la brecha en los niveles jerárquicos más altos.
Aunque en varios países se han sancionado leyes para el pago equitativo y antidiscriminatorio, lo cierto es que no siempre se han implementado de forma adecuada. Asimismo, está claro que esa pretendida igualdad difícilmente ocurra solo con la ejecución de una ley o la orden de un gobierno. Será el trabajo mancomunado de los representantes sindicales de los trabajadores y el compromiso y buena fe del empresariado las claves que permitan ver cumplido en la práctica el principio de “igual remuneración a igual trabajo”.
Saludable sería que la nueva normalidad laboral que se implementará tras el paso de la pandemia incluya esta tendencia a la igualdad que, más allá de lo meramente económico, hace a los derechos humanos de todas las personas, sin distinción de sexo.

Compartir

¿Quién avala la toma de tierras?

Artículo anteriorVolvieron a subir algunos medicamentos
Artículo siguienteFalleció el exintendente interventor ingeniero Ramón Mercado