Impactante: Save the children y su informe sobre los daños de la guerra en los más chicos

El informe es impactante por los números que arroja y la realidad que describe. En el aniversario número 18 desde el inicio del conflicto entre las fuerzas de la coalición y los talibanes en Afganistán, Save the Children demostró dio a conocer cifras estremecedoras sobre las consecuencias que deja el enfrentamiento étnico social y religioso en la región.

Por ejemplo, cómo los habitantes de hasta 18 años en el país “nunca conocieron otra cosa más que la violencia y el terror”. Para tener un ejemplo, en solo tres años “entre 2015 y 2018, 12.500 menores murieron o fueron heridos y 3,7 millones de niños no tienen una escuela donde poder ir a aprender”. Ante esto, la Organización exige a las partes enfrentadas “respetar las leyes internacionales para la protección de la niñez y no golpear más escuelas y hospitales”.

Luego, amplía: “Cada día 20 millones de niños se levantan para comenzar la jornada con el miedo de los disparos y las bombas, que pueden alcanzarlos en las calles, en las escuelas o en sus casas. En solo tres años entre 2015 y 2018, 12.500 niños murieron o resultaron heridos y 274 enrolados para combatir, 3,8 millones necesitan de asistencia humanitaria y 600 mil padecen malnutrición grave”.

Son 3,7 millones de chicos que están sin escuelas, sobre todo niños. Al menos 700 escuelas fueron cerradas a causa del conflicto sólo en 2018”, detalló Save the Children que advierte que en la zona “la violencia sigue con intensidad constante en los últimos meses. Sólo en agosto 74 personas fueron asesinadas en promedio por día”, denunció Onno Van Manen, director de Save the Children en Afganistán.

En tanto, Afganistán parece encaminado, por un período prolongado, hacia la incertidumbre política. Los dos principales candidatos están reclamando la victoria antes de que se cuenten las papeletas, y señalando que no aceptarán la derrota. Esto recuerda el año 2014, cuando los mismos aspirantes Ashraf Ghani y Abdullah Abdullah denunciaron fraude masivo entre ellos, reportó Reuters.

Eso obligó a Estados Unidos a negociar un incómodo acuerdo para compartir el poder que convirtió a Ghani en presidente. Ambos hombres, favoritos nuevamente, dicen que esta vez no aceptarían un acuerdo similar. Asimismo, los insurgentes talibanes gobiernan más el país que en cualquier otro momento desde que fueron expulsados ​​del poder hace casi dos décadas.