Industria metalmecánica mendocina: “La pandemia vino a profundizar la crisis que ya teníamos”

La industria metalmecánica de Mendoza atraviesa un difícil presente, en el que confluyen un reciente pasado complicado, la crisis económica que fue desatada por la pandemia, los constantes cambios en el precio del dólar y, sobre todo, el último aumento dispuesto por el Banco Central. Al respecto, dialogó con FM Vos (94.5) y Diario San Rafael Julio Totero, vicepresidente de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la Provincia de Mendoza (Asinmet).
Totero expresó que el sector industrial en general viene atravesando una difícil situación. Ya había una dura realidad desde finales de 2019, que se acrecentó a principios de año y complejizó aún más con la llegada de la pandemia. En este contexto, la industria metalmecánica en particular, que depende del petróleo, de la minería, de la energía y de la agroindustria, está con muy bajo nivel de demanda. Solo una de cada cuatro máquinas que posee la provincia está trabajando, es decir, que hay una producción promedio del 25%. “A principio de año estábamos al 50% y la pandemia nos llevó a la mitad de aquello”, lamentó Totero, y agregó que “la buena noticia es que en el último mes y medio la caída no se ha profundizado, por lo tanto esto puede marcar que llegamos al piso, al fondo del abismo, y ahora nos quedará crecer, nos quedará salir un poco de esta situación; esperamos que sea así en los próximos meses”.
El empresario considera que la incertidumbre existente en el mercado cambiario “no es una buena noticia, ya que la economía se maneja por certezas, por el humor de quien invierte o de quien genera empleo; por lo tanto, estas medidas no han sido felices”. “Este revuelo que se arma por si se van a poder comprar dólares o no, por si un importador va a poder disponer de los dólares necesarios para realizar una importación, por si las empresas que hoy tienen deuda en el extranjero les van a tener que decir a sus proveedores ‘no les vamos a poder pagar, tengo que refinanciar mi deuda porque mi banco central no tiene dólares’, empieza a generar problemas en la economía, con las inversiones, con el abastecimiento de insumos y es preocupante”, dijo.
Considera que si bien el Gobierno provincial impulsó el programa Mendoza Activa, que está generando alguna repercusión positiva, es una medida que va a impactar en la “economía doméstica”, aunque habrá que medir en los próximos meses el impacto real que tiene en función de la demanda que cause. “Si las empresas no tenemos demanda, no vamos a invertir los pocos recursos que podamos tener”, advirtió.