Informaron sobre los derechos del consumidor en casos de obsolescencia programada

Es cada vez más habitual encontrar electrodomésticos y hasta vehículos con una vida útil delimitada previamente por el fabricante. Esa decisión de la empresa puede representar una dificultad para los consumidores al realizar su compra.
Frente a la práctica industrial denominada “obsolescencia programada”, la Dirección de Defensa del Consumidor de Mendoza informó a los consumidores sobre cosas a tener en cuenta en esta forma de producción de bienes, con una vida útil acotada por el fabricante desde el diseño mismo del producto.
El término “obsolescencia” alude al lapso aproximado en que un producto podría presentar fallas de funcionamiento o dejaría de funcionar correctamente y quedaría, por tanto, obsoleto y fuera de uso. En tanto, “programada” refiere al hecho de que esa durabilidad no es una cuestión del azar sino una decisión previa del fabricante.
Los fundamentos de tal decisión se relacionan con la necesidad del productor de dar lugar a nuevos bienes, es decir, avanzar en el recambio de la mercadería almacenada que aguarda su venta o comercialización (stock), introduciendo al mercado otros bienes (electrodomésticos, por caso) que cuenten con tecnología diferente o actualizada, lo que se traduciría en la venta de estos productos más novedosos.
“Es posible señalar que la obsolescencia programada ha venido siendo y será una solución para la industria, pero podría tener un impacto negativo para quienes pretendan comprar un producto para toda la vida. Quien compra debería ser informado por el fabricante acerca de la vida útil del producto, la durabilidad aproximada del bien, y si este podrá ser reparado cuando presente una falla de funcionamiento”, señalaron desde Defensa al Consumidor.
Es un deber del proveedor brindar al consumidor de forma cierta, clara y detallada todo lo relacionado con las características esenciales de los bienes y servicios que provee, y las condiciones de su comercialización. Por tanto, si el fabricante ha previsto una duración limitada de su producto, en términos de años de uso, cantidad de kilómetros, horas de uso u otras variables medibles en el tiempo, esa información debe ser puesta a consideración del comprador.
La ausencia de ese tipo de información precisa, inicialmente en poder del fabricante, podría dar lugar a la denuncia por presunta violación del artículo 4° de la ley nacional 24240 de Defensa del Consumidor.
Al comprar un electrodoméstico de última generación, teléfono móvil de gama media y alta, incluso al adquirir vehículos nuevos, los consumidores deberían solicitar información específica sobre la vida útil del producto para decidir si esa compra cubrirá su expectativa respecto del costo-beneficio.
Para más información, consultas o denuncias, hay que comunicarse por la App 148 Mendoza 148@mendoza.gov.ar o en http://www.servicios.mendoza.gov.ar/consulta/.

Compartir

¿Cree que éste es un momento oportuno para promover cambios en la Corte Suprema de Justicia de la Nación?

Artículo anteriorTAPA 140720
Artículo siguienteLa ONU advirtió que el coronavirus agudizará el aumento del hambre y la desnutrición en el mundo