Insólito: Martín Bava, el juez que se sacó un dos en el examen y ocupa hoy el juzgado federal de Dolores

La designación de Alejo Ramos Padilla al frente del muy relevante juzgado federal N°1 de La Plata dejó vacante, a fines de febrero último, el juzgado federal de Dolores, donde hace más de dos años avanza, entre sobresaltos y vaivenes, la investigación por supuesto espionaje ilegal que tiene entre sus imputados al fiscal de la causa de los cuadernos de las coimas, Carlos Stornelli.

La partida de Ramos Padilla demandó la intervención de la Cámara Federal de Mar del Plata, que confirmó como reemplazante momentáneo a Martín Bava, desde hace más de una década responsable del juzgado federal N°2 de Azul (de competencia civil y comercial).

Bava llegó así, en carácter de subrogante, al mismo cargo por el que había concursado en 2008, cuando su examen tuvo un pobre resultado: una calificación equivalente a un dos. En esa convocatoria ninguno de los participantes alcanzó el mínimo de 40 puntos para competir por el juzgado.

En 2009, cuando Bava concursó para el juzgado de Azul del que hoy es titular, abogados locales le recriminaron ese mal resultado. “El puntaje más bajo de todos -23 sobre 100 puntos- fue precisamente el del doctor Martín Bava, quien eliminado también en otros concursos anteriores, ahora se propulsa como titular del juzgado federal N°2 de Azul”, argumentó el Colegio de Abogados de Azul, que no logró evitar la designación.

Ramos Padilla dejó el juzgado federal de Dolores y fue designado frente al juzgado federal con competencia electoral de La Plata
Ramos Padilla dejó el juzgado federal de Dolores y fue designado frente al juzgado federal con competencia electoral de La Plata

Firmada por quien entonces era titular, Luis Armando Miralles, y su secretario, Alfredo Victorino Callejo, la presentación realizada por los abogados ante la Comisión de Acuerdos del Senado de la Nación enumeraba una serie de objeciones que apenas alcanzaron para demorar, pero no para frenar la confirmación del nuevo juez local.

Bava, de 58 años, desde 2012 y hasta hace un año y medio también ocupó como subrogante el juzgado federal N°1 de Azul, de competencia penal, por la jubilación de quien era su titular. Integró además el Tribunal Oral Federal de Bahía Blanca que juzgó a policías imputados por crímenes de lesa humanidad cometidos en jurisdicción de ese distrito. Allí también quedó involucrado en una controvertida resolución, con la detención del exsecretario de juzgado Hugo Sierra, que fue liberado poco después.

Arrastra además críticas por su desempeño como subrogante en el juzgado federal N°3 de Mar del Plata, en una causa contra el juez marplatense Pedro Federico Hooft, a quien acusaron de haber colaborado desde su cargo en delitos de lesa humanidad durante la última dictadura. En 2014, Hooft fue absuelto tras un jury, pero Bava avanzó desde el fuero federal con una investigación por esos hechos. Según sus detractores, lo hizo con una “parcialidad” y un “espíritu de persecución” impropio de quien debe impartir justicia. Recién lo absolvió cuando la Corte Suprema de Justicia de la Nación ratificó lo resuelto por el Jurado de Enjuiciamiento.

Desde que reemplazó a Ramos Padilla tuvo que tomar algunas decisiones sobre la “Causa Cuadernos”, que investiga una supuesta red de corrupción durante la gestión kirchnerista, respecto a situación de algunos de los imputados. Otras resoluciones quedan pendientes en la Cámara Federal de Apelaciones de Mar del Plata a partir de recursos presentados por las partes.

Entre otros casos que tiene ahora a su cargo en Dolores se encuentra la investigación sobre espionaje a familiares de los tripulantes del submarino ARA San Juan, denuncia que presentó la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y que tiene entre los acusados al expresidente Mauricio Macri. La causa comenzó en el juzgado marplatense a cargo de Santiago Inchausti, que se declaró incompetente en el caso y la Cámara de Federal de Apelaciones de Mar del Plata resolvió que continúe en Dolores.

Allí, al menos por ahora, conocen muy poco de Bava. “Viene cada tanto. Cero contacto con los medios”, confirman al matutino LA NACION desde Dolores. “Para nosotros todavía es un desconocido”, aseguran puertas afuera del juzgado por el que pugnó en 2008 y que hace tres meses que dirige.

Quien lo suceda surgirá del Concurso N°465, abierto por el Consejo de la Magistratura. El plazo de inscripción de postulantes venció hace una semana y el jurado estará integrado por César Álvarez, Rodolfo Lanza, Alfredo Vítolo y Paula Viturro. El trámite para cubrir cada vacante judicial suele durar años.

Fuente: La Nación