Interna caliente

La discusión en torno a la existencia o no de presos políticos en la Argentina sumó este domingo un nuevo capítulo y sigue generando tensiones al interior del Frente de Todos.
Esta semana, el jefe de Gabinete Santiago Cafiero reveló que la posición oficial del Ejecutivo es que “no hay presos políticos” pero sí “detenciones arbitrarias”, debido a que un preso político es una persona que fue detenida sin proceso.
No obstante, ayer el gobernador bonaerense Axel Kicillof salió a sentar su posición y se alineó con el kirchnerismo más duro. “Si hay políticos presos y se usa la Justicia para ponerlos presos, lo correcto es llamarlos presos políticos”, dijo Kicillof en una entrevista con el periódico Perfil.
Sin embargo, Cafiero no fue el único en salir a respaldar la postura oficial. “Hay casos de encarcelamiento que no se justifican jurídicamente» pero “no quiere decir que haya presos políticos”, dijo el canciller Felipe Solá. Y en la misma línea se expresó el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, quien señaló que el Gobierno ya “fijó una posición y lo demás es ir viendo en cada caso de qué se trata y cuáles son las características de cada proceso”.

Compartir

¿Piensa que Mendoza ya está en condiciones sanitarias para que abran los gimnasios?

Artículo anteriorEl regreso del Pentatlón
Artículo siguientePuente