Investigan a los “Zapateros Deshonestos” por encubrimiento de contrabando

La Justicia Federal avanza con la investigación denominada “Zapateros Deshonestos”, en la que se encuentran imputados sanrafaelinos que vendían calzado y ropa deportiva proveniente del mercado asiático y que presumiblemente eran contrabandeados.
Según pudo saber Diario San Rafael, los protagonistas locales de esta red de comercialización ilegal fueron imputados por “encubrimiento de contrabando”, en la causa que lleva adelante el juez Eduardo Puigdéngolas.
El encubrimiento de contrabando está previsto en el artículo 874 del Código Aduanero y el caso que nos ocupa figura en el inciso D, que prevé sanciones al que “adquiriere, recibiere o interviniere de algún modo en la adquisición o recepción de cualquier mercadería que de acuerdo a las circunstancias debía presumir proveniente de contrabando”.
Quienes incurren en el mencionado delito, arriesgan condenas que van desde los 6 meses hasta los 3 años. En ese sentido, después de haber sido detenidos durante procedimientos que efectuó la Policía Federal local, los responsables de la actividad fueron liberados, aunque siguen ligados al proceso judicial.
El hecho
A principios de agosto, después de una hermética investigación que se extendió por 10 meses, efectivos de la Delegación local de la Policía Federal realizaron una serie de allanamientos en diferentes propiedades de San Rafael.
El registro más importante tuvo lugar en una vivienda de calle Entre Ríos, aunque también se allanó un local comercial en calle General Paz, en cercanías de la terminal. Como consecuencia de los operativos, se incautó una importantísima cantidad de zapatillas, ropa deportiva y accesorios femeninos. La mercadería se valuó en unos 20 millones de pesos. Además se secuestraron 7 millones de pesos en efectivo.
De acuerdo a lo que señaló en ese entonces el jefe local de la Federal, comisario Claudio Bravo, la mercadería incautada era importada desde China, lo que dejó en evidencia la anuencia de funcionarios aduaneros en el ingreso irregular de los productos al país.
No trascendieron, hasta ahora, datos sobre las personas que oficiaban de nexo con los imputados locales y cuál era el modus operandi con el que adquirían la mercadería para después revenderla.
Una vez acopiada en San Rafael, la mercadería era ofrecida en un local comercial de calle General Paz y en redes sociales. Además, los “Zapateros Deshonestos” eran proveedores de comercios de nuestra ciudad, una actividad irregular, desprovista de documentación que la respalde.