Investigan si una pareja maltrataba gravemente a sus hijitos

Intervinieron los Equipos Técnicos Interdisciplinarios (ETI)

La atención médica de un niño de 3 años y de su hermanita de 3 meses que, según la versión de su mamá, se habían lesionado al jugar con un perro, terminó con una imputación para los padres de los menores por supuestos maltratos físicos.
El hecho se conoció el miércoles cuando a la guardia del hospital Schestakow concurrió una joven de 20 años con sus hijos los que, según dijo, habían sufrido heridas al desarrollar un juego con el perro de la casa.
Los profesionales que atendieron a las criaturas, al observar las características de las lesiones de los menores (fractura de codo en el niño y en una de las piernas de la bebé), decidieron darle intervención a los Equipos Técnicos Interdisciplinarios (ETI) que dependen de la Dirección General de Protección de Derechos de las Personas Menores de Edad.
A partir de allí tomó participación, además, la fiscal Andrea Rossi, quien después de algunas diligencias decidió la detención de la joven madre, imputarle el delito de “lesiones graves agravadas por el vínculo” y, tras otorgarle la libertad, dictarle una orden de restricción de acercamiento respecto de sus dos hijos.
En el marco de la causa, el padre de los niños –que padecería desequilibrios psicológicos- declaró que era “posible” que la madre maltratara a los hijos de ambos. No obstante, horas después y merced a otras medidas que dispuso Rossi, la representante del Ministerio Público decidió imputar también al hombre por el mismo delito.
Los niños quedaron a cargo de los ETI y la causa continúa su camino para determinar la responsabilidad de los mayores en las lesiones de los pequeños.