Jair Bolsonaro se reunió con el embajador de Estados Unidos y sus ministros antes del positivo para coronavirus

El primer mandatario brasileño, quien dio positivo para coronavirus en los últimos días, antes de tener el resultado de su examen había participado de acto, actividades oficiales y encuentros sociales; entre los cuales el sábado pasado había compartido con el embajador de Estados Unidos la celebración por la independencia del país del norte de América.

La noticia del positivo para el presidente que había calificado al Covid-19 como una simple “gripezinha” la dio él mismo, presentándose en una “coletiva” de prensa de tres periodistas, hablando frente a ellos, sin respetar el distanciamiento social, el mandatario aseguró que “la vida continúa”, que todo el mundo está preocupado por “la actividad laboral” y que en “Brasil hay que volver a trabajar”. Pero el dato que más preocupa por estas horas en Brasil son las múltiples reuniones que tuvo con sus asesores y ministros.

“Estoy perfectamente bien”, aseguró a CNN Brasil, Record y TV Brasil. Sobre el final de la conferencia dio unos pasos hacia atrás, alejándose de los periodistas, y se bajó el barbijo, mostrando a cámara su rostro. Bolsonaro informó que ya tomó dos dosis de cloroquina, la droga que Estados Unidos había enviado a Brasil y cuya efectivad, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), no estaría comprobada científicamente.

El jefe de Estado dijo que empezó a sentirse mal el domingo, cuando tuvo 38 grados de fiebre. Un día antes, había estado con decenas de sus asesores más cercanos en la residencia del embajador de los Estados Unidos, Todd Chapman, festejando el Día de la Independencia estadounidense, sin barbijo ni distanciamiento social.

En los últimos días, el presidente también tuvo reuniones de trabajo con sus ministros Paulo Guedes, de Economía; Braga Netto, jefe de la Casa Civil; Jorge Oliveira, Secretario General de la Presidencia; Luiz Eduardo Ramos, Secretario de Gobierno; Augusto Heleno, del Gabinete de Seguridad Institucional; y José Levi, Abogado General de la Unión. El Gobierno aún no informó si ellos serán sometidos a análisis. Más de 65 mil personas murieron en Brasil tras contraer Covid-19 y 1,6 millones casos positivos fueron reportados por las autoridades. En más de una ocasión, Bolsonaro minimizó la pandemia, llamándola “una gripecita”, dijo que los brasileños tenían anticuerpos y que todos, en algún momento, morirían. Hoy, el virus golpeó a las puertas de la residencia presidencial. “¿Y qué?” habría dicho el presidente del vecino país.

Fuente: Perfil