Jesuitas expulsan a un cura chileno acusado de abusar de menores en colegios de esta congregación

Un cura de Chile llamado Leonel Ibacache fue expulsado de sus funciones sacerdotales, tras ser acusado de abusar de por lo menos cinco menores de edad en distintos colegios de la Compañía de Jesús. “En abril de 2018, la Compañía de Jesús decidió abrir una investigación en contra de Ibacache y otros dos religiosos tras una decena de denuncias sobre los abusos a menores ocurridos en colegios de la congregación en las ciudades de Santiago, Antofagasta y Puerto Montt entre 1980 y 2010”, reveló la congregación en un comunicado.

“Luego de más de un año de investigación, el P. Arturo Sosa, Superior General de la Compañía de Jesús, ha determinado la dimisión del estado clerical y la expulsión de la Compañía de Jesús de Leonel Ibacache. Los antecedentes recopilados en la investigación fueron enviados a la Congregación para la Doctrina de la Fe, institución vaticana que investiga los casos de abusos de menores por parte de religiosos y que debe confirmar la expulsión de Ibacache”, detalló la orden católica.

“La información de esta resolución será comunicada de manera personal a las víctimas de Leonel Ibacache. Desde ya pedimos perdón como Compañía de Jesús por el grave daño causado. Ibacache, de 95 años, había sido impedido de ejercer sus funciones sacerdotales y restringido de todo contacto con menores debido a su avanzada edad”, continuó la misiva oficial de la entidad religiosa.

“El caso de Ibacache también es investigado en la Justicia civil, luego de que una docena de víctimas denunciaran los hechos ante la Fiscalía en Santiago. Colaboraremos en las instancias judiciales pertinentes”, culminó la Compañía de Jesús. La Iglesia chilena enfrenta en los últimos tiempos múltiples denuncias de abusos sexuales de parte de distintos sacerdotes, una lamentable conducta que derivó en el despido de un total de siete obispos.

Asimismo,el papa Franciscoaceptó sorpresivamente a mediados de junio la renuncia del religioso Carlos Eugenio Irarrázaval Errázuriz, quien había sido nombrado el pasado 22 de mayo como obispo auxiliar de la archidiócesis de la ciudad de Santiago de Chile, de acuerdo con lo que informaron distintas fuentes del Vaticano. La dimisión fue totalmente inesperada para los medios religiosos, ya que el prelado todavía no se había adueñado del cargo.

“La decisión ha sido fruto de un diálogo y de un discernimiento conjunto, en el cual el papa Francisco ha valorado el espíritu de fe y humildad del presbítero, en favor de la unidad y bien de la Iglesia que peregrina en todo el territorio de Chile“, manifestó en aquel momento el arzobispo Celestino Aós, administrador apostólico de la arquidiócesis de la capital chilena.

“Es posible que el religioso chileno haya decidido renunciar al cargo tan precipitadamente por las controversias causadas por sus declaraciones contrarias a los judíos, la mujer y el movimiento feminista“, puntualizó, por su parte, Alessandro Gisotti, portavoz interino de la oficina de prensa de la Santa Sede, al ser contactado por la agencia especializada I.media.