Jesús Scalia: “no pude volver a la casa de mis viejos ni a buscar el traje para recibir el título”

El juicio por el doble crimen de Miguel Ángel Scalia y Liliana Balmaceda tuvo uno de sus pasajes más fuertes cuando les tocó declarar a los hijos del matrimonio, Jesús y Cecilia.

Las declaraciones de los hijos de Miguel y Liliana le siguieron a la de Cristian Pajón, uno de los acusados de los homicidios y a quienes la familia Scalia conocía por haber sido vecinos de él y su padre en calle Gutiérrez, donde todos residían en el barrio Nihuil.

Jesús y Cecilia remarcaron cómo fue la vida de sus padres, cómo trabajaron durante décadas y décadas y cuál fue el método de que aplicaron para alquilar la panadería, una vez que decidieron descansar luego de tanto tiempo de actividad. También se refirieron al cuidado que el matrimonio hizo de Alejandra Scalia, quien padece una enfermedad cerebral.

No dudaron, ni Jesús y Cecilia, en señalar a los cuatro acusados como responsables del doble crimen. Pajón fue el centro de los dichos de la joven, quien le recordó cómo habían quedado sus padres, desfigurados.

Emitieron ambos detalles, hasta ahora desconocidos, como por ejemplo manifestaciones de otro de los acusados, Carlos Ávila en el interior de la cárcel, contando “cómo había cometido el crimen”.

Los hijos de las víctimas aseveraron que “luego de cometer el crimen, fueron a limpiar el domingo. Se desaparecieron todos los trapos, no hay ADN porque tomaron todos los recaudos para que el hecho quedara impune”.

Quizás la parte más difícil para Jesús Scalia fue contarle al jurado que desde que sucedió el hecho no pudo volver a la casa de calle Gutiérrez donde vivían sus padres. “No pudimos volver a la casa, ni siquiera a buscar el traje para ir a buscar el título de ingeniero”, aseveró.

En su testimonio, tanto Cecilia como Jesús detallaron “la amplia carrera delictiva” de Cristian Pajón, Ricardo Peñalbe, Fernando Olivarez y Carlos Ávila. “Pajón entró y salió por varias causas, Ávila acaba de salir de la penitenciaría, Olivarez tiene causa por tentativa de homicidio, Peñalbé le robó a su propio padre”, relataron, además de vincularles la desaparición de la maza de construcción con la que presuntamente golpearon a Scalia y Balmaceda.