Jorge Ibañez: a seis años de su muerte enfrenta a su madre y su hermana por la herencia

Hace algunas horas y a seis años de su muerte, Jorge Ibañez volvió a ser noticia. Fuertes rumores y declaraciones de una abogada en un programa de tevé aseguran que su madre Mabel Ibañez y su hermana Alejandra (cardióloga, radicada en Colombia hace muchos años) estarían enfrentadas por su herencia y que además las dos mujeres no se hablarían desde hace más de dos años.

 

La noticia sorprendió no sólo al mundo de la moda sino también al del espectáculo ya que Ibañez fue mucho más que un diseñador de famosas. Él mismo se convirtió en una auténtica celebridad bailando en el programa de Marcelo Tinelli y participando como panelista en La jaula de la moda. Además, era uno de los modistos más queridos y admirados del país.

 

Pero ¿quién era realmente este hombre por cuya riqueza (según la abogada de su hermana puesta en propiedades y dinero en cajas de seguridad y cuentas bancarias) se enfrentan las dos mujeres más importantes de su vida?

 

Hijo de una ama de casa y un médico cardiólogo, creció en un barrio en la zona Sur del gran Buenos Aires. Y aunque intentó seguir los pasos de su padre, su pasión por la moda fue más fuertey el hobby de hacerle vestidos a su mamá y su abuela cuando era un adolescente se transformó en una exitosa carrera.

 

En 1995 su padre, que amaba locamente a su hijo, le regaló un local en la calle Guido, el mismo en el que Ibañez construyó su nombre y en el que actualmente su madre intenta mantener vivo su legado vendiendo vestidos de fiesta que ella diseña inspirándose en el estilo de Jorge.

Al poco tiempo, el joven modisto vestía a las grandes celebridades como Mirtha Legrand y Susana Giménez. Luego vendrían muchas más: Moria Casán, Nacha Guevara, Graciela Borges, Anamá Ferreyra, Luisana Lopilato, Valeria Lynch y Florencia de la V, como para dar algunos nombres. Todas querian llevar sus glamorosos vestidos en donde mandaban los brillos, las estampas florales, los escotes, las transparencias y los colores shocking.

Cada año presentaba sus dos colecciones de alta costura en los hoteles más importantes de Buenos Aires, donde montaba grandes escenografias. En uno de los desfiles, en el hotel Sheraton, se dio el lujo de tener sentado en la primera fila nada menos que a Michael Bublé.

Al finalzar los desfiles, Ibañez solía hacer una coreografia acompañado de sus modelos, especialmente de su gran amiga Ingrid Grudke, quien fue su musa inspiradora y que el año pasado lo homenajeó en la entrega de los Martín Fierro de la moda llevando un vestido suyo. Con ella viajaron varias veces a París donde Ibañez pesentaba su moda y una vez coincidieron con el mismísimo Karl Lagerfeld.

Ibañez murió el 14 de marzo del 2014 en su departamente de Recoleta. Lo encontró su empleada doméstica cuando llegó a su casa, a las 11.30 de la mañana y el estaba sobre la cama, como dormido, vestido con ropa de gimnasia y contando la plata del sueldo que pensaba dejarle antes de ir al gimnasio. Su madre, que estaba en el local de la calle Guido, sospechó que algo muy malo había pasado para que Jorge no hubiera llegado al local. Los médicos aseguraron que fue una falla cardíaca lo que le causó la muerte.

 

El diseñador llevaba una vida muy sana, era muy familiero, tenía devoción por su madre y por sus sobrinos, hijos de su hermana radicada en Colombia. Su padre Jorge nunca soportó la muerte de su hijo y lo visitaba a diario en el Cementerio de La Recoleta donde fue enterrado.

 

 

Fuente: TN.