Juicios por jurado: hasta ahora, en San Rafael, todos terminaron en perpetua para los acusados

Finalizó un nuevo juicio por jurado en San Rafael, esta vez por un femicidio ocurrido en General Alvear y que terminó con la declaración de culpabilidad hacia su autor, Ramón Castro, y una condena a prisión perpetua dictada por el juez Julio Bittar, cuya función fue expedirse en función de lo que resuelve el tribunal popular.
Para nuestro departamento, fue el tercer proceso ejecutado bajo la modalidad de juicio por jurado desde que esa normativa entró en vigencia en Mendoza. Desde los tribunales locales afirman que “es una cuestión cada vez más aceitada. Es clave la responsabilidad y el compromiso con los que asumen su función quienes son miembros del jurado”. Sin ir más lejos, Bittar –al finalizar el juicio contra Castro– luego de recordarles los derechos y obligaciones a los miembros del tribunal popular, les agradeció su responsabilidad ante una función que demanda seriedad, transparencia y responsabilidad.
La nómina de los juicios por jurado en San Rafael ya tiene a 6 hombres que se sometieron a dicho proceso y fueron hallados culpables de los delitos que se los acusaba, lo que luego derivó en condenas a prisión perpetua para cada uno de ellos.

Los otros dos juicios
El primer caso que derivó en un juicio por jurado en San Rafael fue el femicidio de Florencia Peralta, ocurrido el 13 de septiembre de 2016. Tras una extensa instrucción, la aplicación de la Ley de Juicios por Jurado generó que Damián Ortega, acusado del crimen, fuera sometido a dicho proceso.
El 7 de mayo de 2019 Ortega llegó en libertad al juicio. Sin embargo, el tribunal popular que debió determinar la responsabilidad del sujeto en el asesinato de su expareja, Florencia Peralta, concluyó que estaba frente al culpable del femicidio. De ese modo, en forma unánime y después de una larga deliberación, el tribunal declaró culpable a Ortega del delito “homicidio agravado por el vínculo y por mediar violencia de género”. Ante esa resolución, el juez Jorge Yapur –en función del criterio del jurado– condenó a Ortega a prisión perpetua.
También el año pasado, más precisamente el 16 de septiembre, tuvo lugar el segundo juicio por jurado de San Rafael. Por primera vez, el proceso se desarrolló en el Centro de Congresos y Exposiciones, debido a que los acusados eran cuatro. Cristian Pajón, Ricardo Peñalbe, Fernando Olivárez y Carlos Cruz llegaron a esa instancia detenidos, con prisión preventiva, acusados de asesinar salvajemente a Miguel Ángel Scalia y Liliana Balmaceda en la casa que el matrimonio tenía en calle Gutiérrez, en el barrio Nihuil.
En medio de fuertes presiones, con amenazas e intimidaciones contra testigos, el juicio contra el cuarteto de imputados avanzó bajo estrictas medidas de seguridad. Las pruebas que exhibieron la Fiscalía y la representante de los hijos del matrimonio asesinado fueron claves para la posterior resolución del jurado.
El tribunal de 6 hombres y 6 mujeres, luego de una prolongada deliberación, mayor a la de muchos otros casos resueltos del mismo modo en Mendoza, falló –de manera unánime– que Pajón, Peñalbe, Olivárez y Cruz eran los asesinos de Miguel y Liliana. Concluyeron, en base a las pruebas ofrecidas por la parte acusatoria, que los cuatro delincuentes habían matado al matrimonio cuando ingresaron a la propiedad con fines de robo. Probablemente reconocidos por las víctimas, optaron por matarlas.
Los cuatro, en función de lo dispuesto por el jurado, fueron condenados a prisión perpetua.