Julio Omar Pedernera: “Maradona fue grande, el mejor del mundo y será inolvidable”

Julio junto a Diego en un amistoso entre Rosario Central y Nápoli en 1987

Son muchos los futbolistas que se dieron el privilegio de compartir una cancha con Diego Armando Maradona, tanto como compañeros y rivales, y han contado eso único que generaba «el 10».

Entre esos deportistas está el sanrafaelino Julio “Lobo” Omar Pedernera, lateral izquierdo que se inició en el Club Deportivo Argentino pero que rápidamente pegó el salto a Independiente Rivadavia, Quilmes y brilló en Rosario Central, donde logró el ascenso en 1985 y se coronó campeón en Primera en la temporada 1986/1987.

Julio dialogó con FM Vos (94.5) y comentó cómo tomó esta triste noticia: “La verdad que cuando mi hija Georgina me dio la noticia no lo podía creer. Me quedé paralizado y hasta me corrieron lágrimas. Algo que me cayó muy mal”.

Al describirlo, con mucha emoción puntualizó: “Fue algo grande, el mejor del mundo, y es inolvidable. Me tocó marcarlo en el amistoso ante el Nápoli en Italia, no lo podías marcar de lo imparable que era. Era diferente a todos, esa gambeta que tenía te encaraba y no sabías para dónde podía salir”.

Con los colores de Rosario Central, club en el que se consagró campeón de Primera División

Además recordó los momentos que lo tuvo de cerca: “Tuve la oportunidad de entrenar en la Selección Argentina Juvenil que luego se coronaría campeón Sub 20 en Japón, en ese entonces estaba en Independiente Rivadavia de Mendoza e iba a entrenar a Buenos Aires y tengo muy lindos recuerdos.  Era un tipo muy alegre, le gustaba joder en los vestuarios, y esos son los recuerdos que me quedan”.

De aquel amistoso que Rosario Central jugó ante el Nápoli el 19 de agosto de 1987, recordó: “Ese partido lo ganamos 1-0 y a Diego le dan un penal sobre la hora pero se lo ataja Alejandro Lanari. Ese día estuvo con nosotros en el vestuario,  jodía y habló de fútbol, recuerdo que a mí me dijo a manera de joda que no le pegara ninguna patada, porque cuando él debuta en Argentinos Juniors me tocó marcarlo y me expulsaron”.

“Maradona siempre jugaba por mi lateral recostado por derecha, como Messi, porque al ser zurdo te encaraba por dentro. El propósito era tratar de no dejarlo que se dé vuelta o anticiparlo, pero cuando se te tiraba para el medio o atrás, ya no podías irlo a marcar y te encaraba con pelota dominada y no sabías para dónde iba a arrancar”.

Sobre la comparación de Maradona y Messi añadió: “Es imposible, los dos son unos grandes, diferentes a otros jugadores y tienen esa magia en las piernas que solo ellos la manejan”.

“Maradona siempre jugó de esa manera, acá cuando era pibe y estaba en Argentinos era imposible, era diferente, no se puede calificar. Te sentás a mirarlo y no podés creer lo que hacía con la pelota”, concluyó quien también vistió las camisetas de Platense, Vélez Sarsfield, Colón, Argentino de Rosario y que se retiró en el Sportivo Pedal Club en 1993/94.