Justicia: ¿Cuál?

Padre José Ceschi

La palabra justicia -junto a la de injusticia- vuelve constantemente al pensamiento y a los comentarios de la gente. Es bueno que alguna vez nos detengamos a reflexionar sobre la justicia como virtud. Acudo para ello a las precisiones del español Francisco Fernández Carvajal, aparecidas en su obra: «Hablar con Dios»:
«La justicia es la virtud cardinal que permite una convivencia recta y limpia ente los hombres. Sin esta virtud, la convivencia se torna imposible; la sociedad, la familia, la empresa dejan de ser humana y se convierten en lugares donde el hombre atropella al hombre. La justicia regula la convivencia de la sociedad humana en cuanto humana, es decir, basada en el respeto de los derechos personales; ‘es principio fundamental de la existencia y de la coexistencia de los hombres, como también de las comunidades humanas, de las sociedades y de los pueblos’ (Juan Pablo ll).
Un aspecto de esta virtud atañe a las relaciones con el vecino, con el compañero, con el amigo, con el colega y, en general, con toda persona: regula estas relaciones de los hombres entre sí, dando a cada uno lo que le es debido. Otra faceta de la justicia se refiere a los deberes de la sociedad en relación a lo que a cada individuo le corresponde. Por último, existe otro plano de la justicia, que regula aquello que cada individuo concreto debe a la comunidad a la que pertenece, al todo del que forma parte.
La justicia en una sociedad viene de quienes la componen. Son las personas quienes proyectan en la sociedad su justicia o su injusticia sobre todo quienes en ella tienen más responsabilidad. Y esto es válido en la familia, en la empresa, en la nación o en el conjunto de naciones que componen el mundo.
Si de verdad queremos que la justicia impere en una sociedad -ya se trate de una aldea o de una nación-, hagamos justos a los hombres que la componen: que cada uno de nosotros comience a ser justo en aquel triple plano, con quienes nos relacionamos cada día, con quienes dependen de nosotros, dando lo que debemos a la sociedad de la cual formamos parte…»•.

¡Hasta el domingo!

Compartir
Artículo anteriortapa 27102019
Artículo siguienteHace diez años