Juzgan al padre de Karina Toledo por presunto abuso sexual

La mayor de cuatro hermanos volvió por estos días a tribunales para asistir al debate contra Edgardo Porcel, su padre, quien enfrenta una acusación por “abuso sexual agravado”. La denuncia la hizo la jovencita en 2014, un año antes de que fuera asesinada su madre, Roxana Toledo. 

Karina Toledo no solo debió soportar, en 2015, el crimen de su madre, Roxana Toledo, quien murió asesinada durante un asalto que conmovió al pueblo de San Rafael. Un año antes del asesinato de Roxana, la jovencita denunció a su padre, a quien acusó de abusarla sexualmente durante dos años cuando ambos convivían.
La mayor de cuatro hermanos volvió por estos días a tribunales, como ya lo hizo durante el juicio a los asesinos de su madre. Pero en esta ocasión asiste al debate contra Edgardo Porcel, su padre, quien enfrenta una durísima acusación: “abuso sexual agravado”, lo que representa una pena de hasta 20 años de prisión.
El debate, cuyos magistrados son Ariel Hernández, Rodolfo Luque y Néstor Murcia, empezó el pasado miércoles con la presentación del caso y lectura de acusación por parte del fiscal Mauricio Romano. El representante legal de Toledo es Pablo Germanó, quien contó a FM Vos (94.5) y Diario San Rafael algunos detalles del proceso, que todavía se encuentra en la etapa de presentación de pruebas y declaración de testigos.
“Cuando hablamos del ataque contra el pudor y la honestidad de una persona, es muy poco lo que se puede contar”, expresó Germanó. De hecho, al juicio no puede acceder ninguna persona que no sea parte del proceso, teniendo en cuenta que se trata de un delito de instancia privada.
El abogado informó que “los abusos habrían sido perpetrados por el padre de Karina cuando ella tenía 13 años. Se cometieron durante dos años, en el ámbito familiar. Ha sido una situación muy grave y que surgió de problemas en el seno de la familia que derivaron en la mencionada denuncia”.
Germanó destacó, en base a la corta edad de Karina, los graves problemas que debió enfrentar y la fortaleza que ha tenido para superarlos. Es que –de acuerdo con la cronología de los hechos– sufrió abusos por parte de su padre, se animó a denunciarlos y en medio de ese proceso sufrió la abrupta pérdida de su madre en manos de dos delincuentes que la asaltaron cuando regresaba de realizar repartos para la empresa en la que trabajaba.
Karina, después de enfrentar el proceso judicial por el crimen de su madre, por el que fueron condenados los hermanos Guido y Marcos Forconi, así como Juan Carlos Bravo, decidió sostener la causa que en la Justicia se había iniciado contra su padre. Se transformó, además, en el sostén de sus tres hermanos y con uno de ellos empezó a trabajar en una heladería de la avenida Hipólito Yrigoyen.
Volviendo al ámbito del juicio, Germanó señaló que “la semana próxima declarará el tercer hermano de Karina en cámara gesell”, lo que puede ser otro testimonio clave en el epílogo de la causa. Una vez concluida esa etapa, la defensa de Porcel –en representación de Alejandro Cazabán–, el fiscal Romano y el defensor de Toledo alegarán respecto a la sentencia y luego el tribunal deliberará para determinar si Porcel es culpable o inocente del delito que se le acusa.