Kicillof anunció un salario inicial de bolsillo de 44 mil pesos para los policías bonaerenses

El gobernador bonaerense Axel Kicillof anunció hoy que unos 39 mil oficiales de la policía bonaerense «pasarán a percibir un salario (inicial) de bolsillo de 44 mil pesos» y dijo que con esta decisión «comienza una equiparación del salario con el de la Policía Federal Argentina».

«Quiero anunciar que he tomado la decisión política de fondo que viene a saldar una deuda con la policía», dijo el gobernador en un anuncio en la Casa de Gobierno provincial, en las que anunció asimismo que «se triplicará a 120 pesos las denominadas horas Core» y se llevará a «5.000 pesos» el monto para comprar uniformes.

Kicillof, afirmó hoy que la policía de la provincia «sufre hace demasiado tiempo graves problemas estructurales como el salarial, la infraestructura, la formación, entre otros». En ese sentido, indicó que «hay insuficiencia de recursos en la provincia que aporta el 40 por ciento de los fondos coparticipables y recibe el 22».

El gobernador dejò en claro que los aumentos salariales a la Policía Bonaerense irán acompañados con «exigencia y obligaciones».    «Ésto es mucho más que un porcentaje o un aumento, es una equiparación. Es un primer paso de algo más profundo, que es dar un salto de calidad en el profesionalismo de la Policía Bonaerense. A igual trabajo, igual remuneración. Pero también a la misma remuneración tiene que corresponder la misma exigencia y las mismas obligaciones. Vamos a dar, pero pedir también. Vamos a ser muy exigentes, pero lo vamos a acompañar con este reconocimiento», sostuvo el mandatario provincial.

El mandatario bonaerense remarcó que brindó «una respuesta contundente, histórica y de fondo» al conflicto con la Policía Bonaerense y afirmó que si no se levantan las protestas, quedará en evidencia que «es una cuestión política, totalmente distinta».

«Dentro de la ley todo, fuera de la ley nada. No era la manera, porque muchas veces se deslegitiman reclamos legítimos», sostuvo. Y agregó: «Vimos imágenes espantosas: frente a la Quinta de Olivos, frente a mi propia residencia, donde vivo con mi familia. Esas imágenes no deben volver a repetirse. La sociedad necesita que terminemos con esto. Si esto es un reclamo salarial y de condiciones de trabajo, estamos dando una respuesta contundente, histórica y de fondo. Sino, vamos a comprender que es una cuestión política, totalmente distinta».