La Argentina de “Face App”

El último fin de semana se puso de moda la aplicación “Face App”. Si bien la misma se encontraba disponible desde hace tiempo en las tiendas de aplicaciones, la utilización de la misma por parte de personajes famosos o “influencers” hizo que muchos argentinos la descubrieran y la usaran por primera vez.
La lógica de “Face App” es poder aplicarle a una foto con un rostro diferentes filtros para ver cómo sería esa persona si fuera más joven, si luciera otro corte o color de cabello e, incluso, cómo sería si fuera de otro sexo. Sin embargo, la posibilidad más utilizada por los usuarios ha sido aquella que permite ver a la persona en cuestión más viejo/a. Así, en los últimos días se ha podido ver a artistas, futbolistas, políticos y ciudadanos en general con varios años virtuales más.
El éxito y masificación de la aplicación pareciera estar en el realismo que muestran los rostros transformados y, sobre todo, porque lo que devuelve la pantalla ¡es posible! La imposibilidad de viajar al futuro a ver cómo nos veremos dentro de algunas décadas hace que la “Face App” haya venido a cubrir esa curiosidad aunque, claro está, nadie asegura que la transformación computarizada sea exactamente fidedigna a lo que el tiempo hará con nuestros rostros y cuerpos.
La aplicación no permite, por ahora, vislumbrar cómo sería una nación en el futuro. De ser posible ello, la mayoría de los argentinos seguramente pretendería ver un país con más arrugas pero que las mismas sean producto de los aprendizajes de la vida, con una calidad institucional mayor, con una sociedad civil con sus necesidades básicas satisfechas merced a una mejor distribución de la riqueza y con sus integrantes pugnando por ser cada día mejores ciudadanos; y una clase política dejando de lado sus egosístas posturas para estar, por fin y de una vez por todas, a la altura de las circunstancias. Ojalá el tiempo nos muestre esa nueva cara de la Argentina, aunque seguramente ello no será producto de una aplicación digital sino del trabajo concreto de todos nosotros.