La “Campaña del Banco Rojo” sumará seis más este mes

Más de dos años pasaron del aniversario de la lamentable partida de Florencia Peralta, situación que desencadenó que su madre, Graciela Bianchi, junto a otras madres de mujeres asesinadas, llevaran adelante la “Campaña del Banco Rojo”.
Al respecto, comentó en FM Vos (91.5) que Mendoza tendrá durante este mes seis bancos más, acción que promueve concientizar y reflexionar sobre la violencia de género en todas sus manifestaciones. “Es una propuesta a nivel mundial que nació en Italia, llega a México y hace poco más de un año llegó a la Argentina. Está destinada a ayudar a las mujeres que sufren violencia de género. Llevamos cinco bancos rojos y en lo que queda del mes vamos a inaugurar otros bancos más. No queremos inaugurar los bancos, pero los femicidios siguen sucediendo. Todas las mujeres tenemos derecho a vivir, por eso siempre conmemoramos la vida y la memoria de nuestras hijas, hermanas y mujeres”.
Graciela también es parte de la agrupación Madres de Pie. Al respecto, comentó que «somos tres mamás, después hay hermanas, hermanos, porque hay familiares que se van sumando. También tenemos a dos chicas que son víctimas de violencia de género. Los hijos son los que más sufren porque terminan siendo criados sin sus mamás y sin sus papás, porque si el padre ha cometido el asesinato y queda juzgado, lo pierden a él también”, sostuvo quebrada por la emoción y el recuerdo de su hija.
En relación a la situación de la causa, dijo que este lunes se hizo la elevación a juicio y el fiscal Romano fue quien le dio la noticia. “Todas las pericias y pruebas apuntan a la ex pareja de mi hija”, señaló, refiriéndose a Damián Ortega, ex pareja de Florencia, quien está imputado de «homicidio agravado por el vínculo y por violencia de género», y se lo acusa de haber estrangulado con un lazo a Florencia.
Cabe señalar que se encuentra detenido desde el 13 de septiembre de 2016, noche en que Florencia apareció muerta, aunque actualmente goza del beneficio de la prisión domiciliaria, decisión judicial que le fue otorgada luego de que se cumplieran dos años del hecho y no existiera sentencia firme.