La carne subió el doble de la inflación y ahora bajan las ventas

Mientras la inflación en el año 2020 será de un 35 por ciento, la carne vacuna aumentó en ese lapso entre 50 y 75 por ciento, según los cortes, es decir, el doble del alza general que tuvieron los precios.
Luego de las fiestas, el consumidor ha mermado la compra de carne ante lo caro en que quedaron los cortes. Esta situación de menos ventas se da sobre todo en carnicerías ubicadas en zonas con menos poder adquisitivo.
La carne vacuna aumentó, solo en diciembre, 19,9 por ciento; y 74 por ciento durante 2020, el doble que la inflación. Por el contrario, el consumo medio tuvo el registro más bajo de los últimos 100 años.
A diferencia de la carne vacuna, las menores subas se dieron en el pollo, que aumentó en 2020 un 57,9 por ciento; mientras el cerdo lo hizo en 59,3 por ciento. En ambos casos, más de 15 puntos por debajo de lo que subió la carne, aunque muy por encima del 35 por ciento que se espera de inflación para todo el año.
José Rizzo, de la Cámara de abastecedores de Carne en Mendoza, dijo en FM Vos (94.5) que “algunos cortes aumentaron 75% pero el promedio está entre el 50 y 55 por ciento, de todos modos supera a la inflación”.
Sobre el por qué de los aumentos habló del factor maíz, “por eso tenemos un paro del campo, el maíz tiene un precio internacional y prácticamente se multiplicó por dos y medio, eso genera un costo más caro de alimentación para el productor. Cuando vendía el novillo gordo para volver a comprar se encontraba con otro problema, que el animal debido a la sequía también había sufrido un aumento considerable”.
Rizzo habló de que se genera un “cuello de botella por el paro de 72 horas, ya que no hay mercado”. Además opinó que para el consumidor hoy el precio del asado es caro y que por eso no están convalidando estos valores en los mostradores, comprando menos o pasando a otros productos.