“La CNEA pone en riesgo la salud de los sanrafaelinos”

||
||
||

En nuestra edición de ayer dimos a conocer que el Departamento General de Irrigación sancionó con una multa de 300 mil pesos a la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) por incumplimiento y ocultamiento de un reservorio en el complejo de Sierra Pintada. Desde distintos sectores, cuestionaron el accionar de la empresa, a la cual desde hace un largo tiempo se le viene pidiendo la remediación de los pasivos ambientales.

Al respecto, el Senador Nacional por Mendoza y presidente de la Unión Cívica Radical (UCR), Ernesto Sanz señaló: «Irrigación ha comprobado que todo lo que fundamentamos durante años en el Congreso es cierto: No hay remediación de pasivos ambientales, ocultan información y está en riesgo la calidad de vida de los sanrafaelinos.»

La sanción, instrumentada a través de la resolución 853/2013 castigó a la CNEA por el ocultamiento y la no incorporación dentro del listado de pasivos de un reservorio de agua con elevado contenido de uranio, radio y otros contaminantes, con peligro concreto en forma directa al Arroyo El Tigre (tributario del Río Diamante).

Según estableció Sanz «La CNEA nunca reconoció tener tal reservorio y no lo sometió al tratamiento adecuado debido su peligrosidad. Además está técnicamente comprobado que esas piletas se desbordaron». 

«Esto no puede quedar así, es un caso gravísimo y hay responsabilidades administrativas, civiles y penales por determinar. San Rafael riega principalmente a través de dos ríos, el Atuel y el Diamante, lo que señala Irrigación es lisa y llanamente, que la CNEA, con sus incumplimientos y ocultamientos, pone en riesgo miles de hectáreas que utilizan aguas del Diamante y la vida de miles de personas que se hidratan con agua de ese cauce», indicó Sanz.

El legislador radical señaló que «la resolución es contundente: ‘El Cauce Aluvional (Arroyo El Toscalito), desemboca en el Arroyo El Tigre, luego de atravesar el sector industrial del complejo, zona en la que se encuentran la Planta de procesamiento de uranio, pilas de lixiviación, cuerpos de cisternas, sector de moliendas y acopio, entre otros, según expresa textualmente la resolución, las características constructivas de la obra revisten alta precariedad con el agravante de un alto contenido de uranio, radio y otras sustancias altamente peligrosas, incluyendo microorganismos patógenos´».

Como consecuencia de ello, señaló que «la sociedad sanrafaelina debe estar alerta, exigir al gobierno nacional que reconozca y transparente la situación. Es gravísimo lo que ha pasado, en el medio está la integridad del medio ambiente en que vivimos. Irrigación ha dado un primer paso fundamental y meritorio, debemos ahora exigir explicaciones de las autoridades». 

«No vamos a dejar que esto quede en una sanción, el tema no es de dinero sino el medio ambiente, la calidad de vida y las consecuencias que esto puede tener para las próximas generaciones. Vamos a ir hasta las últimas consecuencias para conocer la verdad y que la Justicia sancione como corresponde a los responsables», finalizó Ernesto Sanz.