La conectividad, clave para la nueva normalidad educativa

Según recientes datos del Instituto de Estadísticas de Unesco, hasta el 21 de abril pasado casi 1600 millones de estudiantes se encontraban afectados por el cierre de escuelas y la cancelación de clases presenciales, lo que representa el 90,2% de los estudiantes en 191 países. Así, la pandemia de covid-19 parece haber afectado de forma particular a los sistemas educativos de casi todo el planeta.
Obviamente, nuestro país no ha sido la excepción en este sentido y si bien se pusieron en marcha medidas para asegurar la continuidad el proceso de enseñanza y aprendizaje, tanto a través de Internet como de la televisión pública, la brecha digital confirma la urgente necesidad de facilitar la conectividad a los sectores de la población en cuyos hogares no se tiene acceso a este tipo de servicios.
Debe reconocerse también que en los últimos años el país ha mejorado el acceso a Internet en los hogares: según el Ente Nacional de Comunicaciones, mientras en el primer trimestre del 2014 el 49,6% de los hogares argentinos contaba con acceso a Internet fijo, en el tercer trimestre de 2019 muestran que el porcentaje creció a un 62,8. De todos modos, la brecha digital entre diferentes lugares y sectores sociales es evidente.
Durante estos dos meses sin clases presenciales se evidenciaron diferentes escenarios para los alumnos, con disímiles posibilidades de acceso a Internet, de velocidad y de cantidad de dispositivos en el hogar. Ello deriva en que, indefectiblemente, las chances de aprendizaje sean diferentes para quienes pueden o no acceder a internet de calidad.
Es de esperar, entonces, que se avance con las medidas anunciadas recientemente por el Ministerio de Educación de la Nación, como el relanzamiento de un plan de entrega de computadoras, la extensión del tendido de fibra óptica y la posibilidad de que cooperativas brinden servicio de Internet en los barrios de familias vulnerables, con el objetivo de lograr que una de las cosas que más nos iguala como lo es la educación, tenga carácter universal y justo.

Compartir

¿Quién avala la toma de tierras?

Artículo anteriorPortezuelo: “Si seguimos prorrogando la obra la ponemos en riesgo”
Artículo siguienteFrase