La Corte de EEUU dio un fallo a favor de los jóvenes inmigrantes

La Corte Suprema de Estados Unidos le dio un inesperado revés al presidente Donald Trump. La mayor instancia judicial del país decidió mantener el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA). El mismo otorga papeles a los denominados “dreamers”, inmigrantes menores de edad que llegan al país de manera ilegal con sus padres. En 2017 el presidente republicano había decido dar de baja el programa. Sin embargo ahora la Corte Suprema rechazó la medida. Casi 700 mil personas estaban en riesgo de ser deportadas. El gobierno de México calificó a la decisión judicial como histórica. Trump dijo que volverá a empezar el proceso para terminar con el DACA.

La Corte llegó a un fallo por la mínima diferencia: 5 votos a favor y 4 en contra. El Supremo concluyó que Trump no siguió los mecanismos establecidos en la ley cuando interrumpió en 2017 el DACA. Además consideró que sería caprichoso y arbitrario poner fin al programa creado por el presidente Barack Obama en 2012. El DACA evita deportaciones al otorgar permisos de trabajo y estudio a jóvenes principalmente oriundos de América Latina.

Esta era una de las decisiones más esperadas de la Corte Suprema. Había dudas respecto al fallo ya que los jueces conservadores son mayoría. Finalmente el alto tribunal secundó las opiniones que ya habían dado cortes inferiores. El magistrado John Roberts sumó su voz a la de los cuatro jueces progresistas para apoyar la permanencia del programa. “No estamos decidiendo si DACA o su terminación son políticas fundadas. Nos referimos sólo a si el programa cumplió con los requerimientos de procedimiento que le daban una explicación razonada para su acción”, escribió Robert en el acta.

A menos de cinco meses de las elecciones presidenciales, Trump calificó la decisión como horrible y políticamente sesgada. “¿No les da la impresión de que no le gusto a la Corte Suprema?”, escribió el mandatario en Twitter. Luego pidió un recambio de los jueces del alto tribunal. “Las decisiones recientes de la Corte Suprema (…), sólo dicen una cosa, necesitamos NUEVOS JUECES para de la Corte Suprema”, sostuvo el líder republicano. Luego advirtió que si los “demócratas radicales de izquierda” llegan al máximo órgano judicial pondrían en riesgo los derecho básicos de los norteamericanos. Finalmente advirtió que volvería a empezar el proceso para dar de baja el DACA.

En la otra vereda, el expresidente Barack Obama celebró la decisión en redes sociales. El ex mandatario señaló que habían impulsado el plan para proteger de la deportación a personas que crecieron en EEUU. “Fueron criadas como parte de la familia estadounidense (…). Hoy me siendo feliz por ellos, por sus familias y por todos nosotros”, agregó Obama. La presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi señaló que el DACA cuenta con el apoyo de tres cuartos de la población, según una encuesta publicada esta semana. “Esta es la forma estadounidense de hacer las cosas y me siento muy orgullosa de ello”, afirmó la legisladora.

Muchos “dreamers” dijeron sentir alivio por la decisión ya que estaban preparándose para lo peor tras años de incertidumbre. “Todavía tenemos que luchar por tener una legislación, pero tengo una buena sensación al saber que estamos protegidos y a salvo, al menos por ahora”, contó Jesús Contreras, un paramédico que vive en Houston y que estaba en el limbo tras la decisión de Trump. El programa permite a los jóvenes trabajar, estudiar y conducir. Si no existiera estarían condenados a vivir sin papeles. Geraldine Chinga, una joven de 29 años llegada de Perú cuando era niña, contó su alivio tras conocer el fallo de la Corte. “Esta fue la mejor noticia de todo este año. Es un alivio tan grande, (…) puedo volver a respirar”, agregó.

El Gobierno de México también festejó la decisión de la Corte Suprema norteamericana. El subsecretario para América del Norte de la Cancillería Jesús Seade dijo que era un reconocimiento a las duras condiciones en que viven los inmigrantes ilegales. “Los ‘dreamers’, héroes luchando en la primera línea contra la covid-19 y parte esencial del tejido productivo y social de Estados Unidos, mantendrán su estatus migratorio”, informó el funcionario. De acuerdo con cifras del gobierno, actualmente unos 11,8 millones de mexicanos viven fuera del país. La inmensa mayoría de estos, 11,3 millones, residen en Estados Unidos. La mayor parte de los ellos se concentran en los estados de California, Texas y Arizona. El 8 por ciento cuenta con visados, un 17 por ciento tiene doble nacionalidad, el 27 por ciento son residentes permanentes y el 48 por ciento son indocumentados.