La crisis de agua potable preocupa a Río de Janeiro

A tan solo días del Carnaval más famoso del mundo, la ciudad brasileña de Río de Janeiro se sumerge en una crisis con el agua potable que ha llevado a miles de personas a buscarla hasta los pies del Cristo Redentor, una de las Nuevas 7 Maravillas del Mundo.

Cientos de personas se trasladan diariamente desde los lugares más remotos de la ciudad hasta una fuente natural próxima a los pies de la gigantesca escultura que se levanta sobre el cerro del Corcovado para recoger agua potable y sustituir la ofrecida actualmente por el municipio.

Durante más de un mes, el agua del grifo en varias partes de Río ha estado turbia, a veces marrón. Las autoridades dicen que el problema que afecta a unos 9 millones de residentes y visitantes es causado por la geosmina, un compuesto orgánico natural producido por las algas.

Los embotelladores de agua esperan que la demanda continúe subiendo a medida que los turistas lleguen a la que es una de las ciudades más grandes de Brasil para las vacaciones de Carnaval a fines de este mes. Las ventas ya han aumentado un 30% en comparación con el mismo período del año pasado.