La cuarentena seguirá ¿hasta el 20 de mayo?

 

Esa fecha es clave para el Ministerio de Salud de la Nación y también para el presidente Alberto Fernández. Esperan que los contagios comiencen a descender luego de ese día
“Estamos muy lejos de la meta”. Alberto Fernández ya se lo había dicho a sus principales colaboradores en los días previos a la ronda de reuniones que el Gobierno trazó con gobernadores, gremios y empresarios; cuando advertía que en los medios se hablaba del levantamiento del aislamiento social ​preventivo y obligatorio. Y lo repitió este miércoles públicamente, al anunciar que “la cuarentena sigue” y que incluso se trazarán controles “más estrictos en los centros urbanos”.

El 20 de mayo aparece en el horizonte como un día que puede ser clave. Porque Ginés González García puso en la mesa el dato de que a partir de ese día podría reducirse a 0 la tasa de contagios.

¿Es posible que el país aguante 40 días más con la economía paralizada en varios sectores? Desde el Gobierno aseguran que la salida de la cuarentena será “muy gradual”. El Ministerio de Salud ya señaló que si continúan las medidas restrictivas el 20 de mayo el panorama puede ser muy alentador en cuanto a estadísticas sanitarias en el marco de la pandemia por coronavirus.

Pero la cuarentena tampoco se levantará en abril. Es que si bien en principio la prórroga sería hasta el jueves 23 de abril (en las últimas horas comenzó a hablarse del domingo 26), en el Gobierno dan por hecho que tras esa fecha se abrirá un camino de apertura “muy gradual”. “Alberto prioriza lo que le dicen los expertos. Ellos pidieron entre quince ó 20 días más, pero creen que lo mejor es dos meses en total”, planteó a Clarín una alta fuente de Presidencia. Es decir, hasta el 20 de mayo.

El diagnóstico coincide con la advertencia que hizo este jueves el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, quien sostuvo que “no se puede levantar la cuarentena antes del pico” de casos.

En el Gobierno aclaran que esa sugerencia no implica que hasta esa fecha se mantengan las actuales restricciones, pero admiten que “lo ideal” es que la apertura de actividades “no esenciales” sea “paulatina”. También, conceden que los médicos podrían permitir que se liberen las zonas sin casos detectados, más allá de la situación de Catamarca, Chubut y Formosa, las tres provincias que todavía no registran contagios. Siempre, claro está, con rígidas medidas de monitoreo, para evitar ingresos y egresos descontrolados; y la utilización de la inteligencia artificial para poder contener eventuales focos de contagio.

En eso trabaja la secretaria de Innovación Pública, Micaela Sánchez Malcolm; ideóloga de la app “Coronavirus Argentina” que el Gobierno obligó a instalar en sus celulares a quienes llegaron al país, con dos objetivos: para obligarlos a contestar un autotest; y, en el caso de tener síntomas y resultar infectados, poder establecer una ruta de sus movimientos y delimitar el radio en el que pudieron haber contagiado.

El 20 de mayo es, precisamente, una de las fechas clave que marcó el ministro de Salud, Ginés González García; en el “Plan de Respuesta ante el Coronavirus” que le presentó a mediados de marzo al jefe de Estado y al arco político opositor, cuando pidió que se instaure la cuarentena.

Según el pronóstico que había hecho el funcionario, si se mantenían las medidas restrictivas, el 20 de mayo se lograría reducir a cero la tasa de crecimiento de casos, con 253.372 infectados confirmados. Aunque se trató del escenario más optimista que trazó en ese momento, hoy en el país hay 1.795 contagiados detectados, cuando la previsión era tener 36.911.

De todos modos, días después, el ministro estimó que “la estimación del pico de casos se corrió hacia mayo” a partir de diversos informes que recibió. Uno de ellos es el de la consultora Boston Consulting Group, que en base a datos recopilados por la John Hopkins University de Estados Unidos estimó que el pico se daría en la última semana de mayo, tras lo cual debería comenzar a descender.

Más allá de la fecha, las autoridades de Salud fueron muy contundentes en la reunión que encabezó el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; con la cúpula de la CGT y los empresarios de la Unión Industrial Argentina (UIA) y de la Cámara Argentina de Comercio (CAC). “Debemos ser cautelosos en cuanto a la apertura del aislamiento. Es la mejor herramienta para evitar un colapso de nuestro sistema sanitario. Por eso tiene que ser muy gradual y escalonada”, consideró la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, virtual número 2 del ministro.

La funcionaria remarcó la importancia que la apertura de las actividades no esenciales sea “de a poco” y de evitar un Día D, en el que la gente salga a la calle repentinamente porque “a mayor circulación, mayor transmisión”. En esa línea, pidió conciencia para no subestimar la situación ante la preocupación por la economía: “No queremos llegar a lo que le pasó a Italia”, expuso.

¿Por qué, entonces, el Gobierno trabaja sobre el 23 de abril como “Plan A” cuando los médicos sugieren plazos más extensos y graduales? Aunque cuenta con el apoyo político del grueso de los gobernadores para extenderla “lo que sea necesario” y algunos, como el salteño Gustavo Sáenz, hablaron de seguir hasta mayo; la estrategia fue plantear horizontes cercanos. No sólo para contener la ansiedad de los empresarios, sino también para atenuar el impacto emocional que -entienden- genera en la población anticipar un encierro tan prolongado.

En cualquier caso, tampoco nadie se anima a destacar que el Presidente no decida una prórroga más drástica. Al cabo, recién este fin de semana las autoridades de Salud podrán comenzar a evaluar el impacto sanitario que tuvo el amontonamiento de jubilados en la puerta de los bancos, el viernes pasado.

Compartir

¿Cree que sería conveniente habilitar el ingreso de turistas de otros lugares de Mendoza a San Rafael?

Artículo anteriorMendoza hará test a personas asintomáticas en 5 hospitales públicos
Artículo siguienteEl hospital Schestakow tendrá una unidad centinela