La demanda de combustible cayó más de un 50 por ciento

La fuerte caída de la demanda de combustible por la cuarentena obligatoria y la puja de dos grandes jugadores del mercado como Arabia Saudita y Rusia terminarán impactando en la recaudación fiscal provincial.
Emilio Guiñazú Fader, subsecretario de Energía y Minería de la Provincia, señaló a FM Vos (94.5) y Diario San Rafael que “hoy la demanda de combustible cayó más de un 50%, lo que ha puesto a las refinerías a operar por debajo de su capacidad, no tenemos en Argentina capacidad de almacenamiento de crudo en gran cantidad y ha habido que hacer un ajuste en el proceso, esto va a terminar impactando económicamente y lo estamos monitoreando”.
El funcionario admitió que “estamos preocupados, a eso hay que sumar la guerra de precios desatada por Arabia Saudita y Rusia, por lo cual la Provincia va a tener doble impacto desde lo fiscal; los volúmenes extraídos serán menores por la falta de demanda por la cuarentena y esta guerra de precios internacional”.
Agregó que “en enero la media era de 50 dólares el barril, ahora vemos una reducción del orden del 20 por ciento, y en volúmenes estamos viendo, pero si hay una caída en la demanda de refinados del 50%, también se va a ver comprometida la extracción”.
En ese contexto, el Gobierno provincial elaboró un plan de acción para que, durante el período de aislamiento social, preventivo y obligatorio, los hogares tengan energía eléctrica, wifi y gas. También se garantiza el transporte de combustibles para la provisión de alimentos, medicinas, personal sanitario y transporte público.
Guiñazú explicó que “lo que se hace es facilitar el trabajo en estas circunstancias extraordinarias que vivimos, hay servicios que hace falta que funcionen para que el sistema se mantenga al servicio de la gente, se garantizan las guardias mínimas necesarias y que la gente trabaje con seguridad”.
El Gobierno ha solicitado a todas las empresas un listado del personal que queda a cargo para mantener los servicios funcionando a pleno. “Mantener los insumos energéticos es clave en este momento”, agregó Guiñazú.
Se calcula que el 30% del personal de las empresas de generación, transporte y distribución de energía estará abocado a mantener activa esta área de la economía.
El plan permite mantener operativos los pozos petroleros, el transporte del petróleo y gas vía terrestre y por ductos, el traslado de refinados y la actividad de las centrales eléctricas de Luján de Cuyo, Potrerillos y el Sur de Mendoza.