La devaluación provocará que el Gobierno deba pagar hasta 45% más por la importación de energía

|
|
Se necesitarán más subsidios o un alza en las tarifas|
Consultoras privadas estiman la depreciación de la moneda provocará un importante incremento del dinero que el país debe pagar por traer energía. Se necesitarán más subsidios o un alza en las tarifas.

Los primeros impactos de la devaluación que el Gobierno aplicó la semana pasada comienzan a hacerse visibles: aumentos de precios, productos que fueron sacados de la venta porque sus comerciantes no saben aún su valor de reposición y una escalada del dólar libre. Ahora, consultoras privadas estiman que la depreciación del peso tendrá también como consecuencia una suba de hasta 45% en el precio que el país paga por importar energía.

En 2013, cuando la moneda norteamericana se vendía 5,48 pesos, la Argentina tuvo una importación energética total en torno a los u$s13.000 millones, de acuerdo a las estimaciones privadas. Ahora, cuando los cálculos indican que esa cifra rondará los u$s14.000 millones, los costos serían aún más altos por la cotización de $8,01, debido a que se trata de una industria con insumos dolarizados.

«La pérdida de valor medido en dólares produce fuertes pérdidas variables a los refinadores, que adquieren el petróleo en dólares al tipo de cambio oficial. En particular, la empresa más afectada es YPF que mantiene un 57,2% y 57,5% del mercado de gas oil grado 2 y premium, y un 54,3% y 58,7% del mercado de nafta super y premium, respectivamente», consignó un informe privado que ya circula en el mercado.

Aproximadamente el 70% de la importación de energía del país es realizada por el gobierno nacional. Ante el incremento de costos que deberá pagar por la devaluación, el oficialismo se encuentra en el problema de subir las tarifas o incrementar los multimillonarios subsidios que ya se otorgan.