La DGE corrigió una irregularidad en el sistema de elección de abanderados

Desde 2006, las escuelas secundarias de Mendoza (tanto las orientadas como las técnicas) estuvieron eligiendo abanderados y escoltas sin tener en cuenta las calificaciones que los alumnos obtenían en primero y segundo año. Así, si un alumno tenía un mal desempeño en el curso inicial pero de pronto mejoraba a partir de tercero, tenía las mismas chances de aspirar a la bandera que otro que hubiera mantenido desde el principio las buenas calificaciones.

Ese cambio, y el hecho de que a partir de ahora los repetidores no podrán aspirar a la bandera, son algunas de las principales modificaciones anunciadas en el Boletín Oficial ayer por la Dirección General de Escuelas (DGE). Junto con ellos, en la Resolución N° 3419 aparecen otros cambios, que incluyen la premiación a alumnos destacados más allá de sus notas y también un reconocimiento a docentes.

«Contar con sólo dos años para premiar a los alumnos era tomar muy poco de la trayectoria”, afirmó Beatriz Della Savia, directora de Educación Privada del ente del gobierno escolar.

La funcionaria precisó que esta modificación “intenta poner la mirada en todo el recorrido escolar y premiarlo”, a diferencia del sistema vigente hasta el momento, que sólo se fijaba en tercero y cuarto año (más quinto, en el caso de las técnicas).

“La realidad que se daba hasta el momento no sé si era injusta o errada, pero era esa clase de cosas que quedan en el sistema debido al cambio de leyes”, explicó a su vez Jaime Correas, director General de Escuelas. Para el máximo funcionario de la cartera de educación, “a veces es difícil explicar por qué se tomaron ciertas decisiones. En este caso, seguramente tuvo que ver con que, cuando el sistema cambió de tener octavo y noveno años más Polimodal, al sistema actual más clásico, se produjo una dificultad para elegir abanderados y se optó por una solución práctica que no necesariamente fue buena”.

Correas consideró, sin ambages, que esta decisión es claramente “meritocrática”. “Hemos simplificado el sistema. Se premia con la bandera a los chicos que tuvieron un buen desempeño en todos los años, con criterio sarmientino. ¿Qué hacía Sarmiento en su tiempo? Premiaba a las escuelas que tenían alumnos con mejor desempeño”, apuntó. Se explayó: “Acá lo que ha pasado es que muchas veces se han tomado decisiones por razones ideológicas o para hacer excepciones. Tantas excepciones que terminaban vulnerando la regla. Nuestra idea, en todo sentido, ha sido simplificar”.

Fuente: Los Andes