La diputada Hebe Casado defendió un tweet polémico en el que deseó que el Presidente de la Nación contagie de Covid a la Vicepresidenta

Al enterarse que el presidente Alberto Fernández se contagió de Covid-19, la diputada provincial por el PRO-Frente Cambia Mendoza Hebe Casado, a través de su cuenta de Twitter, deseó que el mandatario contagie a la vicepresidenta Cristina Kirchner. El posteo fue ampliamente repudiado en las redes sociales, aunque también tuvo repercusiones a favor. Al respecto dialogó con FM Vos (94.5) y Diario San Rafael.
Aclaró que “el tweet no tenía la intención de tener la repercusión que tuvo”, ya que “en Argentina tenemos demasiados problemas económicos, sanitarios y de todo tipo como para que un tweet tenga tanta repercusión a nivel provincial y nacional, como lo ha tenido”. “Creo que el tweet expresó lo que pensó más de uno, no solamente yo: si el Presidente estaba contagiado y en algún momento había estado con la Vicepresidenta, si también la había contagiado, ya que ninguno de los dos como hemos visto en todo este año que ha pasado, son muy adeptos a cumplir con los protocolos sanitarios”, dijo.
Aclaró que no les desea el contagio explícito, pero sí que este sea una consecuencia de los actos de ambos funcionarios nacionales, quienes –remarcó– no se cuidan, respetando poco el uso de barbijos, distanciamiento social y demás puntos de los protocolos recomendados.
“Pareciera que la vara no es igual para los dos lados. Veo que hacen cualquier cosa o dicen cualquier barbaridad del otro lado de la grieta y pasa totalmente desapercibido y parece que están muy pendientes de lo que uno pueda decir, pensar o hacer de este lado de la vara y salen a pedir todo tipo de explicaciones. La verdad es que cuando la vara está de diferente, no me parece justo”, destacó, y agregó que “ya que la Vicepresidenta es la que evidentemente tiene el poder en Argentina, que se dedique exclusivamente a resolver los problemas de los argentinos, en cuanto a lo económico, lo sanitario, la educación, la seguridad que son los problemas que realmente le interesan a los argentinos resolver”. Lamentó que “la agenda del Presidente y de la Vicepresidenta está totalmente disociada de la agenda de los argentinos”.