La dura amenaza del presidente de China sobre los eventuales movimientos separatistas del país

Al cumplirse 19 semanas desde el comienzo de las protestas en Hong Kong, el presidente de China, Xi Jinping, alertó este lunes que quien intente alguna actitud separatista en cualquier región del país asiático terminará “con el cuerpo aplastado y los huesos rotos”. Esta dura amenaza fue dada a conocer por la edición digital del estatal Diario del Pueblo.

“Quienquiera que intente actividades separatistas en cualquier parte de China terminará con el cuerpo aplastado y los huesos rotos. Y cualquier fuerza externa que apoye esos intentos será considerada por el pueblo chino como quimérica”, alertó el jefe de Estado durante una visita a Nepal. En la mayoría de las últimas marchas, hubo violentos episodios entre los manifestantes y la Policía de Hong Kong.

Las movilizaciones arrancaron en rechazo a un proyecto de ley de extradición de ciudadanos locales a China continental, pero luego derivó en protestas masivas por una apertura democrática. El mandatario chino le agradeció a Nepal su “firme adhesión a la política de una sola China”, cuyo Gobierno rechaza que Taiwán y Hong Kong sean administraciones independientes.

La China comunista celebró hace poco el 70° aniversario de la fundación de la República Popular con un desfile donde mostró su enrome poderío militar. El festejo fue mientras que en Hong Kong las protestas pro democráticas aumentaban su violencia, cuando un policía le disparó a un activista a poca distancia. “Ninguna fuerza puede detener el progreso del pueblo chino”, afirmó en ese momento Jinping ante las cámaras.

El acto incluyó camiones que trasladaban misiles nucleares para defenderse de Estados Unidos, aviones no tripulados de ataque supersónico y muchas armas de distintos calibres. Esto es porque Pekín busca desplazar a Washington como el poder dominante en la región del Pacífico. Además, quiere hacer valer su poderío en hechos conflictivos como los del Mar del Sur de China, Taiwan y Hong Kong.